Jefe ONU urge a renovar la ayuda transfronteriza en Siria

El secretario general de Naciones Unidas instó al Consejo de Seguridad a autorizar por otro año más la entrega de ayuda humanitaria que se necesita con urgencia a través de fronteras y líneas de ...

El secretario general de Naciones Unidas instó al Consejo de Seguridad a autorizar por otro año más la entrega de ayuda humanitaria que se necesita con urgencia a través de fronteras y líneas de conflicto en Siria, señalando que esa ayuda principalmente a zonas controladas por rebeldes ha impedido una crisis humanitaria aún mayor en Siria.

Más de un millón de personas reciben asistencia transfronteriza todos los meses, señaló António Guterres en un reporte al consejo enviado el lunes.

Naciones Unidas no tiene un medio alternativo de llegar a la gente necesitada en las zonas en las que se presta asistencia transfronteriza, indicó.

Desde 2014, el Consejo de Seguridad envía ayuda a través de cuatro pasos fronterizos: Bab al-Salam y Bab al-Hawa en Turquía, Al Yarubiyah en Irak y Al-Ramtha en Jordania.

Los impulsores de la resolución de este año -Alemania, Bélgica y Kuwait- distribuyeron un borrador que fue debatido la semana pasada, y que añadiría un quinto paso en Tel Abyad, Turquía, además de ampliar las operaciones por un año, según diplomáticos.

Rusia y China, aliados del presidente de Siria, Bashar Assad, no participaron de forma constructiva en el borrador, indicaron los diplomáticos, que hablaron bajo condición de anonimato para comentar negociaciones privadas.

En cambio, Rusia distribuyó con apoyo de China un texto rival que supondría cerrar los pasos fronterizos de Irak y Jordania, dejando solo los dos de Turquía, según los diplomáticos. Y renovaría las operaciones transfronterizas durante solo seis meses.

Rusia y China se abstuvieron el año pasado en la votación por 13 votos a favor y 0 en contra autorizando los pasos fronterizos.

El embajador ruso, Vassily Nebenzia, atribuyó su abstención a las nuevas realidades en Siria que requerían afinar el programa con el objetivo definitivo (...) de cerrarlo de forma gradual pero inevitable.

El mandato de la resolución actual expira el 10 de enero, y los diplomáticos dijeron esperar duras negociaciones para renovarlo.

Guterres señaló que en 2019 se produjo un deterioro mayor de una situación humanitaria ya extremadamente difícil para la gente en toda Siria, donde unos 11 millones de personas siguen necesitando ayuda.

Conforme se acercaba el final de año, el secretario general dijo estar especialmente preocupado por el impacto que podría tener una posible ofensiva militar a plena escala en el noroeste sobre una población ya vulnerable, además de asistir con preocupación al impacto de las hostilidades que continúan en el nordeste, así como la creciente tensión en el sur.

La convocatoria de este año se 3.300 millones de dólares para Siria solo se cubrió en un 55%, hasta reunir 1.800 millones de dólares, señaló Guterres, instando a los donantes a dar más apoyo.