México eleva el salario mínimo en 20%, pero sigue bajo

México elevó el lunes su salario mínimo nacional en un 20%, pero aún no equivale ni siquiera a un dólar la hora.

México elevó el lunes su salario mínimo nacional en un 20%, pero aún no equivale ni siquiera a un dólar la hora.

El sueldo legal más bajo será de 123,22 pesos al día a partir del 1 de enero, aproximadamente 6,50 dólares al tipo de cambio actual, indicó la Secretaría del Trabajo. Es un fuerte incremento en comparación con el salario mínimo de 120,68 pesos que estuvo en vigencia este año.

Aunque el incremento se ubica bastante por encima de la tasa inflacionaria del 3% anual, es apenas suficiente para mantener a una persona por encima de la línea de pobreza, a pesar de que la Constitución de México afirma que debería bastar para que un trabajador pueda mantener a su familia.

El salario mínimo en una franja estrecha de territorio junto a la frontera con Estados Unidos es mayor que en el resto del país, debido a que allí el costo de la vida es más elevado. A partir del año próximo, el sueldo mínimo en esa zona aumentará aproximadamente el 5%, a 9,75 dólares diarios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el incremento en una ceremonia en la que lo acompañaron líderes empresariales.

Estoy consciente que falta mucho, porque fue bastante el retraso, el rezago, afirmó el mandatario, refiriéndose a las décadas en las que el poder adquisitivo del salario mínimo declinó en términos reales.

López Obrador reconoció que los sueldos mínimos no se resuelven por decreto, y les agradeció a los líderes empresariales su respaldo a la decisión de elevarlos.

Carlos Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, consideró que el incremento es una gran noticia para Mexico.

El país ha sido criticado por mantener los salarios bajos a propósito, algo que los detractores dicen ha sido utilizado para atraer los puestos de trabajo de la industria automotriz y de otras ramas desde Estados Unidos.

Sin embargo, la economía del país también ha sufrido una falta de demanda interna debido a los bajos sueldos.