Muere Anna Karina, ícono de la Nueva Ola del cine francés

Anna Karina, la actriz de la Nueva Ola francesa que se volvió un ícono del cine en la década de 1960 y fue musa de Jean-Luc Godard, falleció. Tenía 79 años.

Anna Karina, la actriz de la Nueva Ola francesa que se volvió un ícono del cine en la década de 1960 y fue musa de Jean-Luc Godard, falleció. Tenía 79 años.

El ministro de Cultura de Francia anunció el deceso en Twitter el domingo. Según medios franceses, la actriz nacida en Dinamarca murió el sábado de cáncer.

Su estilo era el estilo de la Nueva Ola. Se mantendrá así por siempre, tuiteó el ministro Franck Riester. Anna Karina resplandecía. Magnetizó al mundo entero, agregó. El cine francés ha perdido a una de sus leyendas.

Karina hizo siete películas con Godard, su compañero de entonces, incluyendo Une Femme Est Une Femme (Una mujer es una mujer) de 1961, en la que interpretó a una mujer fatal. El papel le mereció el premio a la mejor actriz en el Festival de Cine de Berlín.

También apareció en películas de culto de Godard como Vivre Sa Vie (Vive su vida) de 1962 y "Pierrot Le Fou (Pierrot el loco) de 1965.

La Nueva Ola francesa rompió con las convenciones cinematográficas tradicionales y creó un enfoque fresco para hacer películas, conforme al espíritu libre de la época.

Karina conquistó a los cinéfilos con sus grandes ojos azules y su talento como actriz y cantante, y Godard no fue el único director con el que trabajó.

Con Jacques Rivette hizo La Religieuse" (La religiosa) de 1966, una adaptación de la novela del siglo XVIII del francés Diderot, que inicialmente fue vetada. La cinta sigue a una joven obligada a ir a un convento por su madre, que había dado a luz fuera del matrimonio.

Karina, cuyo verdadero nombre era Hanne Karin Blarke Bayer, nació en Dinamarca y se inició como modelo y cantante de cabaret antes de mudarse a Francia. Según reportes fue descubierta por Coco Chanel, quien le cambió el nombre, y más tarde por Godard.

También trabajó con Luchino Visconti, entre otros directores. Y, en una tarea audaz para ese entonces se puso detrás de las cámaras para dirigir su propia película, Vivre Ensemble, de 1973.

Algunos filmes en los que Karina apareció volverán a la gran pantalla en una retrospectiva de Godard que comienza el mes entrante en la Cinemateque, una destacada institución en Francia que la actriz solía frecuentar.