Irán dice haber frenado dos ciberataques en una semana

Irán desactivó su segundo ciberataque en menos de una semana, indicó el domingo el ministro iraní de Telecomunicaciones. El segundo ataque, señaló, pretendía espiar información de inteligencia...

Irán desactivó su segundo ciberataque en menos de una semana, indicó el domingo el ministro iraní de Telecomunicaciones. El segundo ataque, señaló, pretendía espiar información de inteligencia del gobierno.

El supuesto ataque fue identificado y desactivado por un escudo de ciberseguridad, indicó en un breve tuit Mohammad Javad Azari Jahromi, señalando que se identificaron los servidores espías y los hackers también fueron rastreados. No entró en detalles.

Jahromi dijo el pasado miércoles a la agencia oficial de noticias IRNA que un enorme ciberataque gubernamental había intentado asaltar las infraestructuras electrónicas del país. No dio más detalles sobre el supuesto ataque, salvo para decir que también había sido desactivado y que se publicaría un reporte al respecto.

El ministro rechazó el martes los reportes sobre pirateo de bancos iraníes, incluidas las noticias en medios locales sobre que millones de clientes de bancos iraníes habían visto sus cuentas pirateadas.

No es la primera vez que Irán dice haber desactivado un ciberataque, aunque desconectó buena parte de su infraestructura de internet después de que el virus informático Stuxnet, que se cree era una creación conjunta de Estados Unidos e Israel, infectara miles de centrifugadoras iraníes en instalaciones nucleares del país a finales de la década de 2000.

Funcionarios en Washington dijeron en junio que la unidad cibernética del Ejército de Estados Unidos habían atacado sistemas informáticos militares iraníes después de que el presidente, Donald Trump, diera marcha atrás en los planes de lanzar un ataque militar más convencional como represalia al derribo iraní de un dron espía estadounidense en el estratégico Golfo Pérsico.

Las tensiones han crecido entre los dos países desde que Trump retiró a Estados Unidos el año pasado del acuerdo nuclear que había formado Teherán en 2015 con potencias internacionales. Washington emprendió después una política de presión máxima e Irán se ha visto golpeada por sucesivas rondas de sanciones económicas.