Funcionario: ataque interno mata a 9 milicianos afganos

Nueve miembros de una milicia afgana fallecieron en la madrugada del sábado cuando al menos uno de sus compañeros abrió fuego contra ellos en lo que el Ministerio del Interior de Afganistán califi...

Nueve miembros de una milicia afgana fallecieron en la madrugada del sábado cuando al menos uno de sus compañeros abrió fuego contra ellos en lo que el Ministerio del Interior de Afganistán calificó de ataque interno.

Los talibanes, por su parte, dijeron que el incidente fue un asalto insurgente coordinado a un puesto de control al puesto de control donde se produjo una balacera que mató a más de dos docenas de milicianos, según el vocero del grupo, Zabihullah Mujahid.

No hubo una explicación inmediata para las discrepancias entre las dos versiones, pero los talibanes suelen exagerar sus reivindicaciones.

Los detalles de lo ocurrido eran poco precisos y los investigadores seguían analizando lo ocurrido en el ataque en el distrito de Karabagh, en la provincia de Ghazni, en el centro del país, explicó el vocero del ministerio, Fawad Aman. El número de asaltantes tampoco estuvo claro de inmediato.

Las milicias afganas operan en regiones remotas bajo el mando de las Fuerzas de Seguridad Nacionales, que sufren ataques talibanes casi a diario.

Los talibanes controlan o dominan ahora más de la mitad del país.

Los ataques internos han sido una constante en los 18 años de conflicto, con las tropas de Estados Unidos y la OTAN como sus principales blancos. Pero cuando las atacadas son las fuerzas locales, la cifra de víctimas mortales suele ser mucho mayor.

En julio, dos efectivos del ejército estadounidense fueron asesinados por un soldado afgano en la provincia sureña de Kandahar; el agresor fue herido y arrestado. En septiembre, otros tres estadounidenses resultaron heridos cuando un miembro de la policía disparó a un convoy militar, también en Kandahar.

El pasado sábado, el enviado de paz de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, inició varios días de contactos con representantes talibanes en Qatar, donde los insurgentes mantienen una oficina política.

Fue el primer contacto directo entre el enviado y la milicia desde que Donald Trump suspendió las negociaciones hace tres meses luego de una oleada de ataques talibanes especialmente letales, que incluyó un atentado suicida que mató a un soldado estadounidense en Kabul.