Estados amazónicos de Brasil buscan fondos de Noruega

Los estados de la región amazónica de Brasil sostuvieron conversaciones el miércoles con Noruega sobre la posibilidad de recibir unos 500 millones de dólares en fondos para proyectos sustentables ...

Los estados de la región amazónica de Brasil sostuvieron conversaciones el miércoles con Noruega sobre la posibilidad de recibir unos 500 millones de dólares en fondos para proyectos sustentables de la selva, incluso si fracasa un acuerdo de ayuda a nivel nacional.

Los 500 millones de dólares habían sido destinados para el Fondo Amazonía de Brasil, creado en 2008 con el objetivo de recibir donaciones para proyectos que ayuden a contener la deforestación. Pero Noruega no está de acuerdo con los cambios que el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, propuso para el fondo, y el dinero sigue congelado en espera de un posible acuerdo, dijo a The Associated Press la oficina de prensa del ministro de Medio Ambiente de Noruega, Jo Raden.

Sin embargo, de no concretarse un acuerdo federal, nueve estados de la Amazonía de Brasil esperan recibir el financiamiento directamente, según el gobernador de Amapá, Waldez Góes, quien se reunió el miércoles con la Ministra de Medio Ambiente y Clima de Noruega, Ola Elvestuen, en la cumbre climática de la ONU.

Si ellos (los gobiernos nacionales) no pueden resolver su desacuerdo, tendrán que pensar en mecanismos como los nuestros, dijo Góes, quien dirige el consorcio de estados, en entrevista telefónica desde Madrid.

Las conversaciones con Noruega son parte de una labor más extensa de los estados amazónicos por tener contacto directo con los países donantes en momentos de escepticismo global en cuanto a la voluntad del gobierno del presidente Jair Bolsonaro para combatir la deforestación. Además de Noruega, los gobernadores también hablaron con representantes de Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

Un informe anual que el instituto de investigación espacial de Brasil publicó el mes pasado, muestra que la deforestación en la Amazonía aumentó casi 30% en un año hasta julio, en comparación con el periodo previo de 12 meses.