El humo de los incendios forestales ahoga a Sydney

Los incendios forestales envolvieron el martes la ciudad australiana de Sydney en una humareda tan densa que en algunos lugares era 11 veces peor que el nivel desde el que se considera peligroso, y qu...

Los incendios forestales envolvieron el martes la ciudad australiana de Sydney en una humareda tan densa que en algunos lugares era 11 veces peor que el nivel desde el que se considera peligroso, y que podía activar las alarmas antiincendios.

La ciudad canceló los transbordadores y algunas oficinas del centro fueron evacuadas.

Las autoridades sanitarias locales recomendaron a la gente que se quedara en el interior todo lo posible y que las personas con problemas cardiacos y respiratorios evitaran toda actividad al aire libre.

El humo aquí en Sydney es especialmente malo hoy, es una de las peores calidades de aire que hemos visto, dijo a la prensa Richard Broom, de la agencia sanitaria de Nueva Gales del Sur.

Simplemente instamos una vez más a que la gente se tome estas (condiciones) en serio, añadió.

Las ambulancias han respondido cada día a decenas de avisos por problemas respiratorios, indicó el responsable de NSW Ambulance, Brent Armitage.

Por su parte, el servicio ferroviario Sydney Trains advirtió que el humo que llega a la ciudad desde los incendios a las afueras podría activar los detectores de incendios en las estaciones de tren.

En algunos puntos de la ciudad, el índice de calidad del aire, o AQI, era 11 veces la lectura considerada peligrosa, según el gobierno regional.

Dada la penosa calidad del aire, no debería obligarse a los trabajadores a desempeñar tareas al aire libre mientras persista la neblina, dijo el secretario asistente de la organización sindical Unions NSW, Thomas Costa.

La toxicidad es muy, muy alta, señaló.

Se esperaba que el viento ayudara a despejar el aire, pero también que avivara los incendios, según las previsiones meteorológicas.