Fallece Paul Volcker, expresidente de la Reserva Federal

Paul Volcker, quien dirigió de la Reserva Federal de 1979 a 1987, cuando la economía estadounidense sufría una inflación desbocada, ha fallecido a los 92 años, informó el lunes su despacho.

Paul Volcker, quien dirigió de la Reserva Federal de 1979 a 1987, cuando la economía estadounidense sufría una inflación desbocada, ha fallecido a los 92 años, informó el lunes su despacho.

El expresidente del banco central de Estados Unidos llevó las tasas de interés a máximos históricos para controlar la inflación, provocando una recesión. Más recientemente, Barack Obama lo convirtió en asesor económico al asumir el cargo en la Casa Blanca después de la crisis financiera de 2008.

Volcker se hizo cargo de la Reserva Federal en agosto de 1979, cuando Estados Unidos padecía una inflación descontrolada. Los precios al consumidor se dispararon 13% en 1979 y luego en la misma cifra en 1980.

Volcker trabajó sin descanso para controlar los precios. Impulsó la tasa de interés referencial de 11% al nivel inédito de 20% para fines de 1980 en un intento por calmar la economía y controlar la inflación.

Semejantes tasas de interés dificultaron tanto la obtención de créditos, tanto para individuos como para compañías, que la economía se debilitó rápidamente. Para enero de 1980 había comenzado una recesión, que duró seis meses. Pero seguidamente ocurrió un declive más pronunciado, en julio de 1981, que duró 18 meses e impulsó el desempleo a 10,8% en noviembre y diciembre de 1982, su mayor cifra desde la Gran Depresión.

Todo ese tiempo, Volcker fue públicamente vilipendiado. Empresas constructoras enviaron ladrillos y tablas de madera por correo a la Reserva Federal como protesta por la manera en que las altas de interés les habían arruinado el negocio. Los concesionarios de autos, varados con gran cantidad de vehículos sin vender, hicieron lo mismo con llaves de carros. Agricultores enfurecidos protestaron en Washington, enfrente de la sede de la Fed, manejando sus tractores.

Pero las duras medidas eventualmente rindieron fruto. La inflación cedió y una vez logrado ese objetivo, el banco central bajo la tutela de Volcker redujo las tasas de interés. Y la economía se recuperó a tal ritmo que el presidente Ronald Reagan ganó la reelección de manera abrumadora en 1984. Volcker dejó el cargo el 11 de agosto de 1987, y le sucedió Alan Greenspan.