Bolsonaro evalúa no enviar representante a toma de Fernández

El gobierno brasileño evaluaba el domingo no enviar a ningún representante oficial a la ceremonia de toma de posesión de Alberto Fernández como presidente de Argentina el martes, según confió a ...

El gobierno brasileño evaluaba el domingo no enviar a ningún representante oficial a la ceremonia de toma de posesión de Alberto Fernández como presidente de Argentina el martes, según confió a The Associated Press una fuente del gobierno que pidió no ser identificada por no estar autorizada para hablar.

La decisión partiría de un enojo del presidente Jair Bolsonaro con el nuevo mandatario argentino, acentuado por sus recientes encuentros con miembros del opositor izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) esta semana en Buenos Aires.

Bolsonaro había designado como representante brasileño en la ceremonia al ministro de la Ciudadanía Osmar Terra, un funcionario de bajo perfil, rompiendo con una histórica tradición diplomática. Es habitual que los mandatarios brasileños asistan a la juramentación del presidente de Argentina, el principal socio comercial en América del Sur.

En principio no irá nadie, dijo a The Associated Press la fuente, al tiempo que adelantó que la decisión sería oficializada el lunes. La presidencia no confirmó hasta el momento la cancelación del viaje.

En los últimos meses, Fernández y Bolsonaro cruzaron fuertes críticas a través de la prensa debido a sus diferencias ideológicas.

La relación entre el brasileño y el entrante presidente argentino se tensó especialmente luego de que durante la campaña electoral Fernández viajó a Curitiba para respaldar al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva cuando aún se encontraba en prisión.

Bolsonaro ganó las elecciones en 2018 presentándose, entre otras cosas, como un acérrimo detractor del PT de Lula.

Este año, mientras en Argentina se desarrollaba la campaña presidencial, manifestó en varias ocasiones su deseo que Mauricio Macri fuese reelecto como presidente para evitar que el país vecino se convierta en una "nueva Venezuela".

A Bolsonaro y Fernández no los separan solamente diferencias ideológicas. El gobierno brasileño ha manifestado que quiere acelerar la apertura comercial del bloque regional Mercosur, una iniciativa que encuentra reparos en Buenos Aires.