Una gran marcha marca los 6 meses de protestas en Hong Kong

Miles de personas tomaron las calles de Hong Kong el domingo, en una manifestación que parecía una prueba para el aguante del movimiento contra el gobierno, que celebraba medio año de protestas.

Miles de personas tomaron las calles de Hong Kong el domingo, en una manifestación que parecía una prueba para el aguante del movimiento contra el gobierno, que celebraba medio año de protestas.

Coreando Luchad por la libertad y En pie con Hong Kong, el mar de manifestantes avanzó por el distrito comercial de Causeway Bay. La marcha se detenía en ocasiones, con miles de personas abarrotando calles estrechas y mientras sus gritos de Revolución en nuestros días resonaban entre los rascacielos.

Muchos alzaban la mano con los cinco dedos extendidos en alusión a sus cinco exigencias, que incluyen elecciones democráticas a la cámara legislativa y al jefe de gobierno local.

Uno de nuestros problemas es que el gobierno no fue elegido por nosotros, de modo que no tienen que responder a nuestras demandas, explicó Kelly Ma, señalando que las manifestaciones se habían convertido en una parte habitual de su vida.

Aún tenemos que pelear por ello, dijo su hermana, Priscilla Ma. No debemos rendirnos. De verdad necesitamos que sepan lo que pensamos.

La alta participación recordó a las marchas de los dos primeros meses de protestas, que atrajeron a cientos de miles de personas, y cerca de un millón según los organizadores. La policía prohibió las marchas masivas cuando empezaron a tornarse violentas, pero cedió y autorizó la manifestación del domingo tras unas pocas semanas de calma relativa.

Un gran número de policías con equipo antimotines se desplegaron a lo largo de la ruta. La policía había anunciado antes el domingo la detención de 11 personas y la incautación de varias armas, incluida una de fuego con más de 100 balas. Según la policía, los detenidos planeaban utilizar las armas durante la protesta para culpar a la policía, que ha sido acusada de abuso de la fuerza contra los manifestantes.

El organizador de la marcha Eric Lai pidió a la policía moderación y que no se emplearan gases lacrimógenos. Las autoridades, que han empleado gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma en manifestaciones previas, dijeron que la fuerza ha sido necesaria para dispersar a los manifestantes que cortaban calles, atacaban tiendas y les lanzaban bombas incendiarias.

La marcha fue convocada por el Frente Civil de los Derechos Humanos, un grupo que ha organizado algunas de las marchas más importantes desde que cientos de miles de personas se congregaron el 9 de junio para oponerse a una propuesta ya retirada del gobierno que habría permitido enviar a la China continental a sospechosos de delitos para juzgarlos en tribunales controlados por el gobernante Partido Comunista.

El movimiento ha evolucionado para convertirse en un desafío sostenido al gobierno del territorio semiautónomo chino y a los líderes comunistas en Beijing. Sus reclamaciones también incluyen una investigación sobre lo que los manifestantes describen como brutalidad policial en su contra.

Están fuera de control, dijo Ernest Yau, consultor de 28 años. Entendemos a nuestro enemigo común. Entendemos que estar unidos para luchar contra China, para luchar contra un gobierno que no escucha a su pueblo.

Un miembro del Partido Comunista que se reunió el sábado en Beijing con el nuevo comisario de policía hongkonés indicó que China respaldaría a Hong Kong si impone la ley de forma estricta y sus esfuerzos para restaurar el orden social, indicó la agencia oficial de noticias Xinhua.