Chile pide una transición justa en la cumbre del clima

Los que se nieguen a ajustarse a las crecientes temperaturas del planeta quedarán en el lado equivocado de la historia, indicó el lunes la presidenta de una cumbre climática de dos semanas a la que...

Los que se nieguen a ajustarse a las crecientes temperaturas del planeta quedarán en el lado equivocado de la historia, indicó el lunes la presidenta de una cumbre climática de dos semanas a la que asistían delegados de casi 200 países.

La cumbre debe sentar las bases para avanzar hacia economías con emisiones neutras de dióxido de carbono y al mismo tiempo sensibles con los más pobres y los más vulnerables al alza de las temperaturas, afirmó la ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, que en su discurso de apertura de las conferencias pidió aspirar a una transición justa, sin dejar a nadie atrás.

Aquellos que no lo quieran ver quedarán en el lado equivocado de la historia, afirmó, pidiendo a los gobiernos compromisos más ambiciosos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero antes de que venza el plazo límite el año que viene.

La cumbre, que se celebra entre el 2 y el 13 de diciembre en Madrid, se trasladó a la capital española tras la renuncia de Chile en medio de protestas contra el gobierno del país suramericano. El objetivo de las conferencias es concretar las normas que regulan el Acuerdo de París de 2015.

Eso incluye crear un sistema funcional de canje de emisiones internacionales y compensaciones para los países pobres por las pérdidas que sufran debido a la subida del nivel del mar y otras consecuencias del cambio climático.

Tenemos un desafío común pero con necesidades y urgencias diferenciadas, que solo podemos superar si trabajamos juntos, dijo Schmidt, cuyo país sucedió a Polonia en la presidencia de las conferencias climáticas.

Los países firmantes acordaron hace cuatro años en París limitar el calentamiento global para mantenerlo muy por debajo de 2 grados Celsius (3,6 grados Fahrenheit), idealmente en 1,5 Celsius (2,7 Fahrenheit) para final de siglo, en comparación con la era preindustrial. Las temperaturas ya han subido de media en torno a un grado centígrado, dejando poco margen para que se alcance el objetivo más ambicioso.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió que los esfuerzos hasta ahora no han bastado para evitar que se llegue a un punto de no retorno en el cambio climático.

Lo que falta es voluntad política, dijo Guterres a la prensa en la víspera de la cumbre COP25.

Los organizadores esperaban que unas 29.000 personas acudieran a la cumbre, incluidos unos 50 jefes de estado y gobierno para la sesión de apertura del lunes.

Salvo por la recién investida ejecutiva de la Unión Europea, que tenía previsto iniciar su mandato de cinco años visitando la cumbre, los otros grandes emisores de dióxido de carbono _Estados Unidos, China e India_ enviaron ministros o funcionarios de menor jerarquía a la reunión.