Darren Wilson, el expolicía que hace un año fue acusado de disparar contra el joven negro Mike Brown, ha concedido una entrevista a The New Yorker en la que afirma que el suceso lo ha hecho "no contratable", pues el asunto sigue tan vigente que nadie quiere contratarlo. El exagente dice que volvería a su puesto de policía en Ferguson "solo por un día", para demostrar que no ha sido "vencido".

Según el diario USA Today, Wilson ha declarado que ha buscado otro trabajo de policía, tras ser dado de baja del cuerpo de oficiales de Ferguson. Sin embargo, siempre se encuentra con la respuesta de que sería una carga.

"Es un asunto aún muy caliente, así que es un asunto que me mantiene sin empleo", dijo Wilson a la revista.

Después del proceso por la muerte de Brown, en el que un gran jurado lo declaró no culpable, trató de reintegrarse a la Policía de Ferguson, pero las autoridades le dijeron que ello pondría a otros compañeros en riesgo.

Policía por un día

Tras Ferguson, encontró empleo en una librería, pero tuvo que renunciar cuando los periodistas comenzaron a llamar a la tienda.

Sin embargo, Wilson afirma que volvería a su antiguo puesto solo por un día, para demostrar que no es un "vencido".

El 9 de agosto del año pasado, Wilson disparó en contra de Brown, matándolo, después de haber tratado de detenerlo, en circunstancias que no han sido esclarecidas del todo.

Un jurado decidió no acusarlo por la muerte del joven negro, lo que desató fuertes protestas en Ferguson y otras ciudades de Estados Unidos, reabriendo el tema de la violencia racial.