Explosión del Challenger
Imagen tras la explosión del transbordador Challenger, el 28 de enero de 1986. NASA

La NASA decidió exhibir por primera vez al público los restos de los transbordadores Challenger y Columbia, después de haberlos ocultado durante décadas.

Una nueva exhibición en el Centro Espacial Kennedy presenta dos juegos de restos, de cada uno de los transbordadores accidentados, como recuerdo de los 14 astronautas que perdieron la vida en esas misiones.

Los restos calcinados del Columbia estuvieron guardados en el centro espacial La NASA se propone explicar cómo vivieron los astronautas en vez de precisar cómo murieron. La exhibición "Recordados por siempre" no incluye las fotos del Challenger hecho pedazos sobre los cielos de la Florida hace casi 30 años ni la lluvia de los restos del Columbia sobre Texas hace 12 años.

Desde la tragedia, los restos calcinados del Columbia estuvieron guardados en el centro espacial, pero la NASA tuvo que abrir con palanca los silos de misiles abandonados donde quedaron los trozos del Challenger en la vecina estación de la Fuerza Aérea en Cabo Cañaveral para retirar la sección de fuselaje ahora en exhibición.

La operación de retiro de los restos y preparación de la muestra se llevó a cabo durante cuatro años en el mayor secreto por respeto a las familias de los astronautas muertos.

June Scobee Rodgers nunca había visto los restos del Challenger donde murió su marido hasta una visita a la muestra antes de su apertura a fines de junio.

Objetos personales

En una sala escasamente iluminada se exhibe en posición vertical una sección de casi 4 metros (12 pies) de un panel del Challenger con los marcos calcinados de las ventanillas a nivel de la vista del público.

"Sí, es triste" ver los restos, pero es "un monumento conmemorativo maravilloso", comentó Scobee Rodgers. Los artículos que representan a los astronautas, agregó, son un "verdadero recordatorio" de lo que fueron.

Será una exhibición permanente La vitrina del comandante del Challenger Francis "Dick" Scobee contiene el casco de cuero del bimotor Starduster en que él y su esposa solían volar y su camiseta azul de la camada de astronautas de 1978

En la del comandante de Columbia Rick Husband se ven sus botas de vaquero y una Biblia abierta en los Proverbios.

Hay una vitrina para cada uno de los astronautas con objetos personales, aunque no todas las familias contribuyeron, incluso de la maestra de escuela Christa McAuliffe.

"Recordados por siempre" será una exhibición permanente, parte de una muestra más amplia centrada en el transbordador espacial retirado Atlantis. La NASA optó por mantener el Atlantis en Kennedy después que cerró el programa con su misión final en 2011.