El papa pide protección para mujeres y niños en Tailandia

El papa Francisco pidió el jueves protección para mujeres y niños ante la explotación, los abusos y la esclavitud, al inicio de dos atareados días de reuniones en Tailandia, donde la trata y la p...

El papa Francisco pidió el jueves protección para mujeres y niños ante la explotación, los abusos y la esclavitud, al inicio de dos atareados días de reuniones en Tailandia, donde la trata y la prostitución forzosa impulsan la industria del turismo sexual.

En los primeros días de su gira de una semana en Asia, Francisco pidió medidas contra una de las mayores lacras de la región.

En un discurso en las oficinas del primer ministro, Prayuth Chan-ocha, el pontífice elogió los esfuerzos del gobierno tailandés para combatir la trata. Pero pidió más compromiso internacional para proteger a mujeres y niños que son violados y expuestos a cualquier forma de explotación, esclavismo, violencia y abusos.

El papa pidió formas de extirpar este mal y ofrecer formas de restaurar su dignidad.

El futuro de nuestros pueblos está asociado en gran medida a la forma en la que aseguraremos un futuro digno para nuestros hijos, dijo.

Naciones Unidas considera a Tailandia como un importante destino del tráfico de personas, además de una fuente de mano de obra forzada y esclavos sexuales, que son víctimas en su país o enviados al extranjero. La agencia de la ONU sobre droga y delincuencia indicó este verano en un reporte que el tráfico para la explotación sexual suponía el 79% de todos los casos en Tailandia entre 2014 y 2017. De las 1.248 víctimas detectadas, el 70% eran menores, según el reporte, que citaba datos de las autoridades tailandesas.

El turismo sexual es un factor que impulsa el tráfico de más víctimas, que a menudo caen en la explotación sexual por obligación, coacción o engaños, señaló la ONU.

El Departamento de Estado de Estados Unidos acusó a Tailandia de no perseguir con suficiente ahínco a los traficantes que meten a jóvenes tailandesas en el mundo de la pornografía ni formas de explotación, como por ejemplo la esclavitud por deudas, que sufren trabajadores migrantes en la industria pesquera.

El gobierno tailandés insistió en que ha hecho progresos significativos y prometió seguir colaborando con organismos internacionales.

Prayuth no hizo ninguna referencia al problema en sus declaraciones ante Francisco, aunque insistió en los avances de Tailandia en la defensa de los derechos humanos.

Hemos buscado reforzar la institución de la familia y garantizar igualdad de oportunidades para todos los grupos de la sociedad, especialmente mujeres y niños, dijo a Francisco tras una breve reunión privada.

El papa ha convertido la lucha contra el tráfico de seres humanos en uno de los pilares de su pontificado, y lo ha descrito como un crimen contra la humanidad. Siguiendo su deseo expreso, el Vaticano ha acogido varias conferencias sobre la erradicación del tráfico de personas, en las que participaron mujeres liberadas de la prostitución forzosa. Y durante su mandato, una red internacional de religiosas, Talitha Kum, ha ganado relevancia tras años de discretos esfuerzos para rescatar a mujeres de manos de los traficantes.

En sus declaraciones junto a las autoridades tailandesas, Francisco dio las gracias al país por su labor histórica recibiendo a inmigrantes de toda la región, que llegan a Tailandia buscando oportunidades económicas. Pero dijo que todos los países deben hacer más para resolver los conflictos que alimentan el trágico éxodo de la inmigración forzosa.

Francisco tenía una agenda apretada en el primer día completo de su viaje, que también le llevará a Japón. Pequeñas multitudes de tailandeses le recibieron en cada parada, incluidos unos centenares que esperaron bajo un sol abrasador ante el Hospital de San Luis, una organización privada sin fines de lucro fundada en 1898 por el arzobispo católico de lo que entonces era Siam.

Piyanut Phatpirom, una católica tailandesa, dijo que la visita de Francisco ayudaría a reforzar su fe.

Pretendo seguir las enseñanzas que han dado el papa, por ejemplo bondad, misericordia, amar a otros, ser bondadoso, ayudar a los necesitados, dijo.

Francisco también se reunió con el patriarca budista supremo de Tailandia en el templo de Wat Rachabophit, y cumplió con la costumbre de retirarse los zapatos antes de entrar en la enjoyada e íntima sala.

Francisco tenía previsto concluir la jornada con una audiencia privada con el recién coronado rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, y una misa pública en el Estadio Nacional de Bangkok.

La agenda del viernes será más eclesiástica, con reuniones con religiosos locales, obispos asiáticos y un encuentro con líderes de otras denominaciones cristianas y otras religiones.