Soldados chinos salen a limpiar calles en Hong Kong

Soldados chinos salieron el sábado de sus cuarteles en Hong Kong no para reprimir protestas sino para participar en labores de limpieza.

Soldados chinos salieron el sábado de sus cuarteles en Hong Kong no para reprimir protestas sino para participar en labores de limpieza.

Los efectivos del Ejército Popular de Liberación tuvieron una inusual presencia en las calles del territorio semiautónomo, donde la incapacidad de las autoridades locales para poner fin a más de cinco meses de manifestaciones a menudo violentas había atizado conjeturas sobre un posible despliegue de tropas por parte de Beijing.

El gobierno de Hong Kong dijo que no había solicitado la asistencia militar en las labores de limpieza y las describió como una actividad comunitaria voluntaria.

Los soldados corrieron en formación con escobas en lugar de fusiles y corearon con cadencia militar antes de unirse a otros trabajadores que retiraban restos de las calles cerca de la Universidad Bautista de Hong Kong, donde la policía lanzó gas lacrimógeno contra manifestantes durante la semana.

La mayoría de los manifestantes antigubernamentales desalojaron las universidades que habían ocupado durante una semana. La policía enfrentaba el sábado en la noche a un grupo que permanecía dentro y en los alrededores de la Universidad Politécnica de Hong Kong al parecer en un intento para desalojarlos del lugar.

Para una ciudad ya acostumbrada a fuertes enfrentamientos entre policías y manifestantes los fines de semana, Hong Kong tuvo un sábado relativamente tranquilo. Pequeños contingentes de manifestantes hostilizaron a algunas personas que participaban en la limpieza, y los inconformes del Politécnico mantenían cerrado un túnel que cruza un puerto.

Decenas de soldados chinos, vestidos con pantalones cortos negros y camisetas color oliva, salieron de un cuartel para recoger adoquines, piedras y otros objetos diseminados en las calles que impedían la normalidad del tránsito. La policía antidisturbios de Hong Kong estaba pendiente desde calles próximas.

China, que mantiene una guarnición de unos 10.000 soldados en Hong Kong, había dicho públicamente varias veces durante las protestas que podría desplegarlos, aunque técnicamente tendría que ser a solicitud del gobierno de la isla.

Sin embargo, si lo hubiera hecho, China se habría granjeado las críticas internacionales y removería el recuerdo de la cruenta represión del ejército en 1989 contra manifestantes que exigían democracia en la Plaza de Tiananmen.

La policía avanzó contra los manifestantes en el Politécnico y lanzó gas lacrimógeno alrededor de las 10:30 de la noche. Después de una pausa, la policía y los manifestantes reanudaron hostilidades que duraron hasta después de la medianoche. Los primeros lanzaron gas lacrimógeno y los segundos bombas de gasolina.

Antes, hubo incidentes dispersos en los que los manifestantes discutieron con quienes limpiaban las arterias viales y en un caso alguien lanzó una bomba de gasolina cerca de la Ciudad Universitaria de Hong Kong.

Los manifestantes también se habían reunido por la noche en gran número cerca de la Universidad de Hong Kong en un intento para bloquear de nuevo una avenida principal, pero fueron enfrentados por policías que les dispararon proyectiles de pimienta irritante.

___

La colaboradora noticiosa de The Associated Press, Nadia Lam, contribuyó a este despacho.