AP EXPLICA: El caso de abuso que indigna a El Salvador

Un fallo judicial que favoreció a un magistrado acusado de abuso sexual contra una niña de 10 años ha provocado indignación en El Salvador, donde algunos lo ven como una muestra de que la justicia...

Un fallo judicial que favoreció a un magistrado acusado de abuso sexual contra una niña de 10 años ha provocado indignación en El Salvador, donde algunos lo ven como una muestra de que la justicia trata distinto a gente considerada poderosa.

La madre de la niña denunció a Eduardo Jaime Escalante Díaz, magistrado de la Cámara Primera de los Civil de la Corte Suprema de Justicia, por haber tocado las partes íntimas de la menor a principios de año. Las autoridades acusaron al abogado de abuso sexual, pero un tribunal resolvió este mes que no hubo ninguna agresión, sino sólo un acto contrario a las buenas costumbres y al decoro público.

El caso ha desatado protestas públicas en las últimas semanas en demanda de que se revierta el fallo. La Fiscalía ya apeló la resolución, e incluso la Asamblea Legislativa aprobó el jueves modificaciones al código penal para tipificar los tocamientos impúdicos como delito, algo que sin embargo no aplicará para el magistrado debido a que la aplicación de la ley no es retroactiva.

El magistrado fue suspendido de sus labores, pero está en libertad.

A continuación, un vistazo al caso que ha sacudido a El Salvador, uno de los países más conservadores del continente:

LA VERSIí“N DE LA VíCTIMA

La madre de la niña denunció que el 18 de febrero por la tarde, un desconocido se acercó a su hija mientras jugaba con otros niños frente a la casa de unos familiares. Una mujer le grita que un hombre ha tocado a la niña. La madre le pregunta a su hija y ella le dice que el hombre le tocó su parte genital. La madre persigue al hombre que se metió en un callejón, donde vio su rostro.

Aunque intentó escapar, la policía lo capturó poco después. Y resultó ser el magistrado Escalante.

LA VERSIí“N DEL ACUSADO

El magistrado Escalante se ha limitado a decir que todo es una fabricación y una canallada. Evita dar declaraciones bajo el argumento de que el caso tiene reserva y prohíbe hablar al respecto.

EL PROCESO

Por gozar de fuero constitucional, el magistrado no fue llevado a la cárcel. Posteriormente, la Asamblea Legislativa resolvió por mayoría que había suficientes elementos en su contra y le quitó el fuero para que pudiera ser juzgado.

LA RESOLUCION

El tribunal que vio el caso resolvió a principios de noviembre que Escalante no cometió una agresión sexual, sino sólo tocamientos impúdicos, lo cual es considerado una falta, enmarcada en el Código Penal como actos contrarios a las buenas costumbres. La pena en estos casos es de apenas una multa de entre 10 y 30 días de salario mínimo o no más de 304.17 dólares, mientras que la agresión sexual tiene condenas de entre ocho y 12 años de cárcel.

Aunque el tribunal reconoció que el magistrado tocó a la niña, señaló que fue por encima de la ropa. Justamente por ese matiz “tocamiento instantáneo que se realizó en la vía pública” alegó que era una falta y no una agresión sexual.

El Tribunal es del criterio que los tocamientos que se le imputan a Eduardo Jaime Escalante Díaz no tienen la magnitud suficiente para ser constitutivo de tipo penal, pues el carácter de instantáneo y haberse producido sobre la ropa de la víctima, no permiten calificarlos con la gravedad y trascendencia necesaria para ser constitutivos de tipo penal invocado, señala el fallo.

¿CUíLES FUERON LAS REACCIONES?

Los argumentos del tribunal provocaron la indignación de diferentes sectores, incluida la Iglesia católica. El arzobispo capitalino, José Luis Escobar Alas, calificó la resolución como una aberración jurídica.

El presidente Nayib Bukele exigió a la Corte una pronta acción en favor de la niñez y pidió la intervención de los organismos internacionales en materia de Derechos Humanos.

También se realizaron algunas manifestaciones, una de ellas de cientos de mujeres que el 4 de noviembre se concentraron frente al Centro Judicial de la capital salvadoreña en rechazo a la resolución portando carteles con mensajes como: Las Niñas no se tocan, ni se violan, ni se matan y Tocar Niñas sí es Delito.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) hizo un llamado a las autoridades salvadoreñas a proteger a las niñas y niños frente a la violencia sexual y garantizar su acceso a la justicia.

La Fiscalía pidió a la Sala de lo penal de la Corte Suprema de Justicia que anule la resolución del tribunal y ordene que el magistrado Escalante enfrente un juicio por agresión sexual en menor. No hay un plazo para que se pronuncie sobre la apelación.

Y apenas el jueves, la Asamblea Legislativa modificó el Código Penal, para que los tocamientos impúdicos sean catalogados como delito y ya no como una falta y sean sancionados con penas de prisión de ocho a 12 años de prisión. La reforma aún debe ser promulgada por el presidente, lo cual se prevé que haga.

En la historia reciente tenemos claros ejemplos de que, si la persona es reconocida a nivel social, el trato recibido difiere de aquellos cuidadnos ˜sin nombres y apellidos™, dijo Arnau Baulenas, abogado del Instituto e Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (Idhuca), no relacionado con el caso

Además, dijo, todavía vivimos en una sociedad profundamente machista donde ciertas conductas por parte de los hombres son aceptadas como válidas o, al menos, no reprochables por ser consuetudinarias.