Anillo de brumas en torno a Plutón
Imagen tomada por la sonda New Horizons del anillo de brumas en torno al planeta Plutón. NASA

La misión New Horizons continúa descubriendo los misterios de Plutón, a 10 días después de la aproximación máxima.

Según explican los expertos, el perfil del planeta es muy diferente al que pensaban. Hielos que fluyen, una química exótica en su superficie, cordilleras y una vasta neblina, son algunas de las "sorpresas" que se ha llevado el equipo de la misión, segun ha publicado la web de la NASA.

Sabíamos que una misión a Plutón podría traer algunas sorpresas "Sabíamos que una misión a Plutón podría traer algunas sorpresas, y ahora podemos decir que nuestras expectativas han sido más que superadas", ha señalado John Grunsfeld, administrador asociado de la NASA. A su juicio, "Plutón está mostrando una diversidad de geología planetaria que es realmente emocionante".

Apenas siete horas después de la máxima aproximación, New Horizons dirigió su instrumento Long Range Reconnaissance Imager (LORRI) hacia Plutón y capturaba la luz del Sol que entraba por la atmósfera. Los primeros datos revelaban brumas de hasta 130 kilómetros por encima de la superficie del mundo.

Además, un análisis preliminar de la imagen muestra dos capas distintas de bruma: una de cerca de 80 kilómetros por encima de la superficie y la otra a una altitud de cerca de 50 kilómetros.

"Se me cayó la mandíbula al suelo cuando vi esta primera imagen de un ambiente extraño en el Cinturón de Kuiper", ha apuntado el investigador principal de New Horizons, Alan Stern.

Una bruma que los científicos no pudieron preveer

El estudio de la atmósfera de Plutón son "un elemento clave" en la creación de los compuestos de hidrocarburos complejos que dan a su superficie un tono rojizo.

Con los nuevos datos, los científicos reconocen que se van a "necesitar algunas nuevas ideas para averiguar lo que está pasando"Los modelos sugieren que las brumas se forman cuando la luz solar ultravioleta rompe las partículas de gas metano, el hidrocarburo simple en la atmósfera de Plutón. El desglose de metano provoca la acumulación de gases de hidrocarburos más complejos, como el etileno y el acetileno, que también fueron descubiertos por la nave en la atmósfera del planeta enano.

A medida que estos hidrocarburos caen a las partes más bajas y más frías de la atmósfera, las partículas de hielo se condensan y crean las brumas. La luz ultraviolenta del Sol convierte químicamente las brumas en tolinas, los hidrocarburos que dan a la superficie de Plutón el color más oscuro.

Previamente, los científicos habían calculado las temperaturas que, según las teorías, serían demasiado calientes para que se formaran brumas a mayor altitud, de unos 30 kilómetros por encima de superficie. Con los nuevos datos, los científicos reconocen que se van a "necesitar algunas nuevas ideas para averiguar lo que está pasando".

Hielo exóticos de reciente actividad geológica

Además, también ha encontrado evidencias de hielos exóticos que fluyen a través de la superficie de Plutón y que son signos reveladores de reciente actividad geológica, algo que los científicos no esperaban encontrar.

Las nuevas imágenes muestran detalles fascinantes dentro de la llanura Sputnik. Allí, una capa de hielo parece haber fluido —y todavía puede estar fluyendo— de una manera similar a los glaciares en la Tierra. "Sólo hemos visto superficies como esta en mundos activos como la Tierra y Marte", ha señalado otro de los autores de la investigación, John Spencer.

Además, los nuevos datos sobre la composición indican que el centro de la planicie Sputnik es rica en nitrógeno, monóxido de carbono y hielos de metano. "Con las temperaturas de Plutón, estos hielos pueden fluir como un glaciar, mientras que en la región más austral de la llanura, junto a la región ecuatorial oscura, parece que el terreno está lleno de cráteres y ha sido invadida por los depósitos de hielo mucho más recientes", apunta el científico.

La misión New Horizons continuará enviando los datos almacenados en sus grabadoras a bordo a la Tierra hasta finales de 2016. La nave espacial actualmente está a 12 millones de kilometros de Plutón,  volando en las profundiades del vecino Cinturón de Kuiper.