Negociaciones contrarreloj para nueva constitución en Chile

La oposición y el gobierno del presidente Sebastián Piñera negociaban el jueves a contrarreloj para encontrar un acuerdo sobre la forma de renovar la constitución chilena, mientras las manifest...

La oposición y el gobierno del presidente Sebastián Piñera negociaban el jueves a contrarreloj para encontrar un acuerdo sobre la forma de renovar la constitución chilena, mientras las manifestaciones pacíficas y los incidentes violentos se sucedían en la conmemoración del primer aniversario de la muerte de un indígena mapuche a manos de la policía.

En tanto, la moneda local continuaba desplomándose al cumplirse la cuarta semana de protestas. El peso chileno se depreciaba hasta tocar un nuevo mínimo histórico y el dólar cotizaba a 802,63 pesos chilenos, una cifra histórica e inimaginable hace menos de un mes. Antes del estallido de la crisis, la divisa se cambiaba por entre 710 y 720 pesos chilenos, eso a pesar de que el Banco Central chileno inyectó en la víspera 4.000 millones de dólares a través de licitaciones para frenar la caída del peso.

La caída del peso invocaba entre los distintos sectores el temor de la recesión en la que puede caer Chile si no soluciona pronto su revuelta social, para la que parece no haber una salida fácil ni clara.

El jueves se realizaron decenas de actividades en todo el país para recordar al joven mapuche asesinado Camilo Catrillanca, un caso que dañó fuertemente la imagen institucional y al entonces ministro del Interior. Se convirtió además en el símbolo de la represión policial, que enfrenta críticas por su cuestionada actuación para dispersar las protestas.

En la capital chilena se registraron manifestaciones en que se ondearon banderas mapuches en el centro neurálgico de las protestas contra la desigualdad social en el país, la Plaza Italia.

Las demostraciones en honor del joven se tornaron violentas al atardecer con la policía dispersando con chorros de agua y gases lacrimógenos a los manifestantes, que levantaban barricadas y lanzaban objetos en medio de intensas humaredas.

Yo he venido a marchar aquí todos los días desde que se inició este estallido social chileno... espero que por medio de este esfuerzo ciudadano que estamos haciendo podamos realmente hacer una sociedad justa y soberana para el pueblo chileno, dijo a Associated Press Fernando Matos de la Parra, compositor musical de 33 años.

En Puerto Montt, la policía y personas de la calle se afanaban en recoger de la calle los bancos de una iglesia que habían sido extraídos por encapuchados para prender barricadas. La iglesia fue atacada por decenas de personas que causaron numerosos destrozos en su interior.

Por su parte, en Concepción dos locales comerciales debieron ser evacuados luego de que se registraran grandes incendios.

Varios miles de personas marcharon pacíficamente en Temuco, cerca de donde vivió Catrillanca, pero terminó con disturbios protagonizados por enmascarados que levantaron barricadas encendidas en el centro.

Marcelo Catrillanca, padre del joven fallecido, pidió a través de los medios locales "manifestarse con tranquilidad y resguardándose" y agregó que "no quisiéramos lamentar la muerte de cualquier muchacho, sea mapuche o no mapuche, porque para nosotros sería nuevamente revivir el dolor".

El 18 de octubre un alza en la tarifa del metro detonó incendios y ataques en la mayoría de sus estaciones que dieron paso a multitudinarias protestas y saqueos en todo el país en demanda de mejoras en la educación, la salud, la reforma del sistema de pensiones y una nueva constitución que reemplace la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Al comienzo de la crisis Piñera anunció un paquete de leves mejoras sociales a las pensiones básicas y al ingreso mínimo, propuso rebajar los millonarios sueldos de los parlamentarios y subir impuestos a quienes ganan más de 11.000 dólares al mes. Nada de eso atenuó las protestas. Luego anunció una rebaja parcial a los pasajes de adultos mayores en el transporte público y condonar los intereses de las deudas que contraen los estudiantes universitarios e incrementar el ingreso mínimo al equivalente a 470 dólares mensuales.

Los chilenos tienen un sueldo promedio que oscila entre los 500 y 700 dólares.

La fiscalía investiga la muerte de 23 personas en el contexto de las manifestaciones, a las que habría que sumar una persona calcinada en el incendio de un supermercado y otra atropellada durante una protesta esta semana. Hasta el momento las protestas han dejado unos 15.000 detenidos, según la policía.