Turquía inicia las repatriaciones de milicianos extranjeros

Un ciudadano estadounidense miembro del grupo extremista Estado Islámico fue deportado a su país desde Turquía, según anunció Ankara al iniciar las repatriaciones de combatientes extranjeros del ...

Un ciudadano estadounidense miembro del grupo extremista Estado Islámico fue deportado a su país desde Turquía, según anunció Ankara al iniciar las repatriaciones de combatientes extranjeros del grupo EI capturados.

También un ciudadano alemán y otro danés serían deportados el lunes, mientras que siete ciudadanos alemanes serán devueltos el 14 de noviembre, indicó Ismail Catakli, portavoz del Ministerio turco del Interior, a la agencia estatal de noticias Anadolu.

El vocero no dio información sobre los supuestos miembros del grupo EI en un primer momento, aunque señaló que estaban retenidos en centros de deportación.

Un combatiente terrorista extranjero de Estados Unidos ha sido deportado de Turquía tras completar el procedimiento, indicó la agencia turca citando a Catakli.

En las últimas semanas, Turquía ha criticado a los países europeos por negarse a aceptar a sus ciudadanos de vuelta. Ankara ha prometido devolver a los milicianos, aunque se les haya retirado la nacionalidad.

El ministro del Interior, Suleyman Soylu, había dicho que Turquía no es un hotel para milicianos del grupo EI y que Ankara comenzaría a repatriar a los combatientes a partir del lunes. No dio cifras ni dijo a qué países serían devueltos.

En las prisiones turcas hay unos 1.200 combatientes extranjeros del grupo extremista, según Soylu. El mes pasado fueron capturados 287 miembros, incluidos mujeres y niños, durante la ofensiva turca en el nordeste de Siria el mes pasado.

Turquía decidió deportar a los milicianos extranjeros en medio de su frustración con los países occidentales, que se han negado a respaldar su ofensiva contra los combatientes kurdos sirios a los que Ankara considera terroristas por sus lazos con los rebeldes kurdos en Turquía. Muchos países han expresado su temor porque la invasión turca pueda provocar un repunte del grupo EI.

Varios países europeos, como Gran Bretaña, han despojado a los combatientes del grupo EI de sus nacionalidades para impedir que regresen.