'La casa está donde está el arte', cuando los pintores hacen de sus hogares los protagonistas

  • Agrupan cincuenta visiones artísticas variadas del hogar como refugio íntimo, lugar de reunión social y, sobre todo, como estado de ánimo.
  • La muestra, que se celebra en NY, refleja desde las casas campestres idealizadas de EU de finales del XIX hasta fiestas en apartamentos urbanos.
  • Hay óleos, dibujos, grabados y acuarelas de, entre otros, el romántico Alfred Thompson Bricher, el 'outsider' Edward Deeds y el sensualista Fairfield Porter.
<p>´El jardín de vecino´, del pintor romántico de los EE UU Alfred Thompson Bricher</p>
´El jardín de vecino´, del pintor romántico de los EE UU Alfred Thompson Bricher
Images courtesy of Hirschl & Adler Galleries, New York

La frase "hogar es donde habita el corazón", formulada por vez primera, o eso dicen los historiadores, por Plinio el Joven, pretendía demostrar que el arraigo a un lugar es mudable y no responde a razones tangibles sino sentimentales. Pensador, abogado y científico romano (vivió entre los años 61 y 112), el autor de la máxima tantas veces socorrida fue testigo de una violenta erupción del Vesubio en el 79 en la que murió su tío y mentor, el más literario y metafísico Plinio el Viejo, el mejor naturalista de la antigüedad y autor de al menos tres lemas que podrían ser un buen contrapunto para el citado al principio: "en el vino está la verdad", "no hay libro malo que no contenga algo bueno" y "vivir es velar".

Lo doméstico como jardín sagrado, refugio, celda, cuartel y residencia es la idea de la exposición colectiva de pintura Home is Where the Art Is (El hogar es donde habita el arte). Reúne obras pintadas desde el siglo XVIII al XXI por artistas que consideraron su casa como materia digna de ser llevada a lienzo o papel y se celebra, hasta el 4 de septiembre, en la galería Hirschl & Adler de Nueva York.

Visión de la intimidad familiar

La muestra, con medio centenar de óleos, acuarelas, grabados y dibujos, ofrece una "visión de la intimidad de la vida familiar" capturada en retratos, bodegones y escenas. Explora los diversos roles de la casa "como refugio, lugar de reunión social y, sobre todo, como un estado de ánimo", dicen los organizadores. "Con el paso del tiempo, la representación de la casa ha cambiado tanto como el arte, pero lo que permanece constante es la creencia humana de que en realidad no hay lugar como el hogar", añaden.

La calidez reposada de una brillante tarde de verano en el jardínAlfred Thompson Bricher (1837-1908), uno de los pintores estadounidenses de la llamada Escuela del Río Hudson, es fiel a los postulados románticos del grupo y establece el escenario en la tranquilidad doméstica en El jardín de mis vecinos (1883). El artista observa a la familia Howell disfrutando de la calidez reposada de una brillante tarde de verano en el jardín de la casa de Southampton vecina a la del artista.

Hogar modelo

En el óleo, una de las piezas de la exposición en que la idea de hogar aparece más idealizada, la señora Howell hace una pausa en la lectura del libro al que está dedicada para contemplar a la pareja de niños que juegan frente a ella y a un exuberante parterre florido. Se trata del hogar modelo estadounidense del siglo XIX, un lugar donde una familia joven y atractiva goza de la vida en su bien cuidado jardín.

Un apartamento de Nueva York en una fiesta con artistas, marchantes, modelos....John Koch (1909-1978) nos invita a su apartamento del Upper West Side neoyorquino en La fiesta (1971), una compleja escena interior realista y multihabitada por artistas, músicos, clientes, críticos, modelos y marchantes de arte. En la tela, que desprende una cierta fingida tensión, el artista conversa con su representante, la influyente Antonieta Kraushaar, y su esposa, Dora Koch, habla con un par de invitados ante un caballete, presumiblemente mostrando el trabajo más reciente de su marido.

Papel de contabilidad del psiquiátrico

Una visión más compleja del hogar aparece sugerida en la obra del artista outsider, Deeds Edward (1908-1987). El cuerpo de trabajo del artista es Hogar dulce hogar, un álbum de 140 dibujos a doble cara y cosidos a mano. Las obras están trazadas en papel de contabilidad del hospital psiquiátrico en el que estuvo internado Deeds, una alternativa no deseada a una casa.

Alusión agridulce a la calidez y la seguridad que el hogar debe ofrecer Los hogares que imaginó Edward tienen una carga de alegre fantasía pero, dado el encierro del artista en el manicomio, sabemos que son recuerdos idealizados, "una alusión agridulce a la calidez y la seguridad que el hogar debe ofrecer, pero estaba tristemente fuera del alcance del artista".

Fairfield Porter ( 1907-1975) cultivó en sus inicios el expresionismo abstracto, pero se dejó convencer por los sensualistas franceses Pierre Bonnard y Édouard Vuillard de que la verdad está en lo cercano y en la alegría danzante del color. El cuadro que puede verse en la muestra de Nueva York, Jerry, es el retrato de uno de los amigos del pintor en el ambiente relajado de un salón.