La ONU propone plan para apaciguar Irak

La misión de las Naciones Unidas en Irak propuso el domingo un plan para poner fin al descontento social en el país, mientras que Amnistía Internacional señaló que las medidas de Bagdad contra lo...

La misión de las Naciones Unidas en Irak propuso el domingo un plan para poner fin al descontento social en el país, mientras que Amnistía Internacional señaló que las medidas de Bagdad contra los manifestantes antigubernamentales se han convertido en un baño de sangre.

Las fuerzas de seguridad han asesinado a cuando menos 319 manifestantes desde que comenzaron las protestas el mes pasado a causa de la situación económica, según las cifras más recientes difundidas el domingo por la Comisión Iraquí de Derechos Humanos.

Las fuerzas de seguridad instalaron barricadas de concreto en el centro de Bagdad en un intento por obstaculizar y bloquear el tránsito de manifestantes. La medida fue tomada después de que las tropas del gobierno dispersaron el lunes a manifestantes de tres puentes en el centro de la capital, en una jornada en la que murieron seis inconformes y más de 100 resultaron heridos.

La creciente represión refleja la intransigencia del gobierno y la reducción de opciones para los manifestantes, que han salido a las calles de Bagdad y las ciudades de mayoría chií en el sur del país durante las últimas semanas. Las autoridades suspendieron el servicio de internet y bloquearon el acceso a las redes sociales durante las marchas.

Las protestas civiles se oponen a toda la clase política iraquí y exigen una reforma al sistema sectario establecido después de la invasión que encabezó Estados Unidos en 2003. Las fuerzas de seguridad han utilizado municiones reales, balas de goma y gases lacrimógenos en su intento por dispersar las manifestaciones.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Irak exhortó el domingo a los políticos del país a pensar a futuro y propuso un plan, señalando que el tiempo es fundamental.

A través de un comunicado expuso una serie de medidas a corto y largo plazo para enfrentar la crisis, incluyendo una reforma electoral y una serie de propuestas anticorrupción. Como disposiciones inmediatas, instó a la liberación de todos los manifestantes pacíficos detenidos después del 1 de octubre, iniciar una investigación a fondo de todos los casos de secuestros, y procesar y castigar a los responsables del uso desmedido de la fuerza.

Amnistía Internacional señaló que las autoridades iraquíes deberían imponer límites inmediatos a las fuerzas de seguridad.

El gobierno de Irak tiene el deber de proteger el derecho de su pueblo a la vida, a reunirse y a expresar sus puntos de vista. Se le debe poner fin a este baño de sangre ahora, y los responsables deben ser llevados ante la justicia, dijo Heba Morayef, directora de Amnistía Internacional para Medio Oriente y el Norte de ífrica.