España: PSOE ganaría elecciones y la ultraderecha despunta

El gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ganaría la repetición de las elecciones generales, que no arrojan un resultado decisivo que desbloquee el estancamiento de la política españ...

El gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ganaría la repetición de las elecciones generales, que no arrojan un resultado decisivo que desbloquee el estancamiento de la política española. Además de la victoria del presidente interino, Pedro Sánchez, aunque de nuevo sin una mayoría suficiente para gobernar en solitario, la noche electoral confirmó el auge de la formación de extrema derecha Vox.

Con el 76,6% del escrutinio completado, el PSOE bajaría un escaño con respecto a los comicios de abril y, con 122 representantes, repite como la fuerza más votada del país.

La segunda fuerza política, el conservador Partido Popular, recuperó parte del terreno perdido en abril y sacaría 85 representantes, desde los 66 anteriores, su peor resultado histórico.

En función de estos datos, ninguno de los dos partidos mayoritarios y sus aliados tradicionales sumarían los 176 escaños que dan la mayoría absoluta en la cámara baja.

Menos de siete meses después de su entrada en el Congreso de los Diputados, Vox se situaría como la tercera fuerza más votada, con 53 escaños, casi el doble de los 24 de abril. El partido hizo campaña con la promesa de adoptar una estrategia dura tanto frente al movimiento independentista en Cataluña como en inmigración.

El fracaso de las negociaciones entre los socialistas y el partido antiausteridad Unidas Podemos tras la cita electoral de principio de año fue uno de los motivos clave para convocar nuevos comicios. La formación de izquierdas acusó el desgaste y sumaría 35 representantes desde los 42 de entonces.

El tropiezo más relevante de la noche electoral es el del partido de centroderecha Ciudadanos, que pasó de ser la tercera fuerza con 57 diputados a la sexta, con apenas 10.

Los comicios se celebran apenas un mes después de que un tribunal dictó penas de prisión para nueve políticos y activistas que lideraron una campaña secesionista en 2017. Las sentencias provocaron multitudinarias protestas diarias en la calle, que se saldaron con más de 500 heridos, casi la mitad de ellos policías, y docenas de detenidos.

La principal formación de la región nororiental en el parlamento nacional volvería a ser Esquerra Republicana, con una cuenta provisional de 13 escaños, lo que la convierte en la quinta fuerza de la cámara. Junts Per Catalunya, la formación del expresidente catalán Carles Puigdmenont, sacaría 8 diputados.

La Candidatura de Unión Popular (CUP), uno de los principales motores del movimiento secesionista catalán, debutaba en unas elecciones nacionales el domingo y tendría 2 representantes.

En un país sin tradición de coaliciones en el gobierno central, Unidas Podemos prometió antes en el día ayudar al gobernante PSOE con la esperanza de impedir un posible gobierno conservador que podría incluir a un partido de ultraderecha.

Vox ya ha unido fuerzas con los otros dos grandes partidos conservadores del país para gobernar muchas ciudades y regiones españolas, y nadie dudaba que los tres podrían aliarse para expulsar a Sánchez del gobierno.

Una de las novedades más sorprendentes sería la entrada del movimiento ciudadano ¡Teruel Existe! con un representante. El grupo de electores busca llamar la atención sobre la España vaciada, el fenómeno que refleja el despoblamiento de las zonas rurales del país.

Los 37 millones de españoles con derecho a voto eligieron a los 350 diputados de la cámara baja y a 208 senadores.

___

El periodista de The Associated Press Aritz Parra contribuyó a este despacho.