Irán avanza construcción de segundo reactor nuclear

Irán comenzó a echar mezcla de cemento para construir un segundo reactor nuclear en su planta eléctrica Bushehr, instalación que según dice justifica superar los límites de enriquecimiento estab...

Irán comenzó a echar mezcla de cemento para construir un segundo reactor nuclear en su planta eléctrica Bushehr, instalación que según dice justifica superar los límites de enriquecimiento establecidos por el acuerdo nuclear.

Durante una celebración del inicio de la construcción, los funcionarios iraníes no dejaron de lado la política del momento, ahora que una campaña de presión de Estados Unidos evita que Teherán venda su crudo en el extranjero. Esas sanciones entraron en vigor luego el que presidente Donald Trump retirara unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo de mayo del 2018, dado pie a la tensión actual que aqueja a un amplio sector del Medio Oriente.

Nosotros no fuimos los que comenzamos a incumplir compromisos, fueron ellos quienes no cumplieron sus promesas y no pueden aceptar el acuerdo nuclear, dijo Ali Akbar Salehi, jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán.

Bushehr funciona con uranio producido en Rusia, no Irán, y es monitoreado por el Organismo Internacional de Energía Atómica de Naciones Unidas. Sin embargo, Irán comenzó un enriquecimiento de 4,5% en parte para abastecer a Bushehr pese a que el acuerdo lo limita a 3,67%.

Aunque eso todavía no está cerca de los niveles de guerra de 90%, expertos en proliferación advierten que el creciente almacén y enriquecimiento comenzará a reducir tiempo calculado para conseguir suficiente material para una bomba atómica.

Irán insiste que su programa tiene propósitos pacíficos, aunque el acuerdo estuvo limitado para limitar su programa de enriquecimiento a cambio del levantamiento de sanciones internacionales. Esos límites evitaron que pudieran conseguir suficiente material para una bomba.

El domingo, camiones de cemento echaron la mezcla en la base preparada para el segundo reactor mientras periodistas observaban en Bushehr, a unos 700 kilómetros (440 millas) al sur de la capital de Irán, Teherán. El reactor activo de Bushehr estaba atrás.