Manifestantes en Hong Kong atacan una estación de metro

Manifestantes en Hong Kong rompieron cristales en una estación de metro y un centro comercial el domingo, tras la detención de varios legisladores prodemocracia.

Manifestantes en Hong Kong rompieron cristales en una estación de metro y un centro comercial el domingo, tras la detención de varios legisladores prodemocracia.

El territorio semiautónomo chino ha entrado en su sexto mes de protestas, iniciadas por una propuesta para modificar la ley de extradiciones pero que han evolucionado para incluir demandas de reformas democráticas y otras medidas.

Las autoridades cerraron la estación de metro en el distrito nororiental de Sha Tin después de que algunos manifestantes reventaran ventanas y estropearan una máquina de billetes. Policías con cascos y escudos antimotines montaban guardia ante la estación clausurada, aunque no parecía que se hubieran hecho detenciones.

En otro incidente, unas tres docenas de personas irrumpieron un centro comercial en el distrito noroccidental de Tsuen Mun. La mayoría era pacífica, pero un manifestante utilizó un palo para romper ventanas mientras otros volcaban mesas en un restaurante.

El diario Apple Daily subió un video a su web en el que se veía a policías con equipo antimotines deteniendo a un hombre en el distrito occidental de Tsuen Wan. El diario dijo que la policía había detenido a cuatro hombres y una mujer sospechosos de cometer actos vandálicos contra comercios.

Los activistas acusan al gobierno de Carrie Lam y a Beijing de erosionar la autonomía y las libertades al estilo occidental prometidas a Hong Kong cuando la excolonia británica fue devuelta a China en 1997.

La policía anunció el sábado la detención de los seis legisladores, acusados de obstrucción en la asamblea local durante una acalorada sesión el 11 de mayo en torno a la reforma de las extradiciones. Todos salieron en libertad bajo fianza.

Las detenciones se hicieron al día siguiente de que los manifestantes lloraran la muerte de un estudiante universitario que cayó de un estacionamiento cuando la policía lanzó gas lacrimógeno a la gente en una protesta.

Las circunstancias de su muerte no estaban claras, pero muchos acusan a la policía de emplear tácticas agresivas, como el uso generalizado de gas lacrimógeno y gas pimienta. La policía negó haber empujado al estudiante en el incidente del pasado lunes o haber demorado su asistencia inmediata.

Hong Kong celebra elecciones el 24 de noviembre, consideradas como un indicador de la opinión pública sobre el gobierno.

Legisladores prodemocracia criticaron la operación policial, que describieron como un intento de provocar incidentes violentos tras la muerte del estudiante para justificar una cancelación o un aplazamiento de los comicios.