Hallan en Dinamarca 2.000 espirales de oro para sacrificios solares de la Edad de Bronce

  • La excavación de un yacimiento en la zona de Boeslunde ha culminado en el hallazgo de miles de diminutas espirales de hebras de oro aplanadas.
  • Están datadas en el año 900 antes de nuestra era y, según los arqueólogos, servían como adorno en las vestimentas de los reyes o sacerdotes.
  • La abundancia de tesoros en el área, situada en la isla de Selandia, hace pensar que el lugar estaba relacionado con sacrificios rituales en honor al sol.
<p>Una vez limpias, este es el aspecto de las espirales de oro encontradas en Dinamarca</p>
Una vez limpias, este es el aspecto de las espirales de oro encontradas en Dinamarca
Photo: Morten Petersen, Museum Vestsjælland

Casi dos mil espirales de hebras de oro aplanadas han sido encontradas en un yacimiento arqueológico cerca de Boeslunde, en la isla danesa de Selandia. El tesoro, al que los arqueólogos dan una importancia extraordinaria, es de entre los años 700 y 900 antes de nuestra era, en la Edad de Bronce, y parece estar relacionado con las vestimentas usadas en los sacrificios en honor al sol.

El hallazgo, anunciado por el Museo Nacional de Dinamarca, que se encargará de la tutela y estudio de las inusuales piezas, es el primero de su tipo en Dinamarca y representa un "pequeño misterio" en los anales de la arqueología. Las 2.000 piezas, la mayor de las cuales mide tres centímetros, forman perfectas espirales, lo que parece indicar que se trataba de un ornamento para el vestuario de reyes o sacerdotes, opinan desde el museo.

Adorno para un sombrero, el pelo o el traje

"Tal vez las espirales estaban unidas en un sombrero o una sombrilla, tal vez trenzaban en el pelo o se bordaban a un traje... El hecho es que no lo sabemos, pero tiendo a creer que eran parte de la túnica de un rey o un sacerdote", dice Flemming Kaul, especialista de la pinacoteca nacional, donde sostienen que los arqueólogos "no habían visto antes nada similar".

Hace un par de años dos arqueólogos aficionados encontraron cuatro brazaletes de oro La zona en la que fue encontrado el tesoro es muy rica en restos de la Edad de Bronce, que han sido hallados desde el siglo XIX. Hace un par de años dos arqueólogos aficionados encontraron cuatro brazaletes de oro macizo que creyeron en principio que era de latón. Informado el museo, responsable del patrimonio histórico del país, las excavaciones se intensificaron.

Una caja de madera de abedul

Las espirales, que en conjunto pesan entre 200 y 300 gramos —son casi filamentos de oro totalmente aplanado— estaban en un área de campo de pocos metros cuadrados. Además se encontraron un par de pasadores de vestido enterrados en una caja de madera, probablemente de abedul, y forrada de piel. Estas piezas fueron definitivas para datar el hallazgo.

La zona más rica en yacimientos de oro del norte de Europa El lugar se considera como la zona más rica del norte de Europa en yacimientos arqueológicos de oro. Además de los cuatro brazaletes que desencadenaron esta última excavación, otros seis anillos de oro, grandes y pesados, aparecieron en el pasado en la misma zona. En torno a 1800 unos agricultores locales encontraron seis vasos, también de oro, a 500 metros de distancia.

'Lugar sagrado'

"El lugar tenía un significado especial para los pueblos que lo habitaban en la Edad de Bronce cuando decidieron emplear varios kilos de oro en las piezas encontradas", dice Kirsten Christensen, del Museo Vestsjælland. Es probable que se tratase de un "lugar sagrado" para la celebración de rituales, ofrendas a los poderes superiores y sacrificios.

El oro, como el sol, es indestructible, inmortal y eterno "Tal vez el rey o el sacerdote llevaban anillos y brazaletes de oro y las espirales en la capa o el sombrero para brillar como el sol durante las ceremonias", añade Kaul. Recuerda que el oro era "uno de los símbolos con mayor poder" en la Edad de Bronce, cuando se consideraba que era sagrado y mágico porque encarna a la luz solar y es, como el astro, "indestructible, inmortal y eterno".