Presidente de Panamá pide tolerancia a la diversidad sexual

El presidente Laurentino Cortizo pidió el miércoles tolerancia a la diversidad sexual en Panamá, después de que un diputado oficialista negase la entrada a activistas LGBTI al Legislativo en medio...

El presidente Laurentino Cortizo pidió el miércoles tolerancia a la diversidad sexual en Panamá, después de que un diputado oficialista negase la entrada a activistas LGBTI al Legislativo en medio de protestas contra la aprobación de un conjunto de reformas a la Constitución.

Yo respeto la separación de poderes. Sin embargo, el respeto es de dos vías. Solicito a los diputados que midan sus palabras, escribió Cortizo en Twitter. La tolerancia a la diversidad y el respeto a la dignidad humana en mi gobierno no son negociables. Panamá es de todos.

La víspera y en medio del intento de algunos grupos de ingresar a la sede la Asamblea Nacional unicameral, el diputado Jairo Salazar salió del pleno para impedirlo y dijo ante la prensa que los gays no pueden entrar. La actitud del legislador fue repudiada por varios sectores y generó llamados de atención de organismos de derechos humanos.

La libertad sexual no define la ciudadanía en la república de Panamá, dijo el analista Ernesto Cedeño, doctor en derecho de la Universidad Nacional del Rosario, Argentina. Es lamentable y antidemocrático que se impida la entrada al hemiciclo legislativo a ciudadanos por su orientación sexual.

Por su parte, la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos --división América Central-- exhortó a las autoridades y al legislativo de Panamá a promover, respetar y garantizar los derechos a todas las personas sin ninguna distinción, tras lamentar las declaraciones discriminatorias hacia las personas LGBTI, que fomentan un discurso de odio.

Activistas de organizaciones de derechos humanos y de la comunidad LGBTI se han sumado a las protestas de universitarios, sindicatos, organizaciones sociales y grupos de izquierda contra un paquete de reformas constitucionales aprobadas esta semana. Los cambios deben pasar otros tres debates legislativos a inicios del próximo año antes de ser sometidos a un referendo nacional.

El Legislativo, de mayoría oficialista, descartó de momento la iniciativa de incluir el matrimonio igualitario en las reformas, que contienen un centenar de nuevos artículos que tocan aspectos institucionales en educación, seguridad social, descentralización y justicia.

Cortizo, que asumió en julio, envió al legislativo las reformas que fueron concertadas previamente por diversos sectores. El objetivo era encontrar un balance entre los poderes del Estado ante la percepción de que la Constitución, que data de 1972, es excesivamente presidencialista, así como un esfuerzo por mejorar la desprestigiada administración de justicia.

No obstante, los legisladores incluyeron artículos que les darían la facultad de alterar el presupuesto general del Estado, designar a un fiscal superior para investigar a procuradores, censurar a ministros y ajustarse los salarios.

Prefirieron favorecer su propia ambición de poder, señaló el analista del diario La Prensa, Rodrigo Noriega.