Crece malestar por cortes eléctricos en California

La frustración en el norte de California crecía el martes porque la compañía eléctrica local volvió a dejar sin luz a gran parte de la zona afirmando que era necesario para evitar que cables sue...

La frustración en el norte de California crecía el martes porque la compañía eléctrica local volvió a dejar sin luz a gran parte de la zona afirmando que era necesario para evitar que cables sueltos prendan incendios forestales.

Los nuevos cortes ocurren en momentos en que cuadrillas de bomberos se apresuraban en batallar contra otros dos incendios en el norte y sur de California antes de que se reanimen los vientos. Los fuegos han destruido docenas de viviendas en Los íngeles y en las regiones vinícolas más al norte, como Sonoma.

La empresa Pacific Gas & Electric Corp. calculó que el nuevo apagón afectará a unos 600.000 clientes en 29 condados, unos 1,5 millones de habitantes. El anuncio se dio incluso antes de que concluyera el apagón anterior, que el fin de semana dejó sin luz a 2,5 millones de personas.

Los residentes de la zona hacían planes para poder cargar las baterías de sus teléfonos celulares y buscaban lugares donde comprar hielo.

Scotty Richardson, residente de Petaluma, dijo que está furioso, furioso por la noticia, especialmente después de que le apagaron la electricidad el sábado pasado.

Expresó su descontento hacia la empresa eléctrica por los apagones reiterados, pero también por la culpa que tiene esa compañía por los incendios pasados.

"PG&E no puede ni siquiera encontrar la manera de suministrar electricidad sin matar a gente, es un fracaso de proporciones épicas, manifestó Richardson.

PG&E se declaró en bancarrota luego que se le atribuyó a equipos suyos la responsabilidad por incendios devastadores los últimos tres años. Sus acciones en el mercado bursátil perdieron 24% el lunes para cerrar en 3,80 dólares, y había disminuido en más de 50% desde el jueves.

Muchos californianos se mostraron escépticos ante las justificaciones de la compañía en cuanto a los apagones, y conjeturaban que a la empresa le importaba más sus ganancias que los clientes.

Es obvio que lo que quieren es protegerse de posibles demandas, comentó Janet Luoma, una residente de Santa Rosa, en un albergue establecido por la Cruz Roja.

Otro residente, Chris Sherman, aprovechó que estaba en el albergue para conectar su laptop y su teléfono celular a fin de recargarle las pilas.

La empresa eléctrica al parecer no sabe qué demonios está haciendo, no estoy seguro de que realmente estén protegiendo a nadie, aseveró Sherman.

___

Gecker reportó desde Berkeley y Lafayette, California. El corresponsal de Associated Press Johnathan J. Cooper reportó desde Phoenix.