Expolicías sirios acusados de crímenes contra la humanidad

Dos exmiembros de la policía secreta de Siria han sido acusados de crímenes contra la humanidad en Alemania, informaron autoridades el martes, en un caso elogiado por activistas como un avance en la...

Dos exmiembros de la policía secreta de Siria han sido acusados de crímenes contra la humanidad en Alemania, informaron autoridades el martes, en un caso elogiado por activistas como un avance en la lucha para llevar a justicia a militares sirios responsables de atrocidades.

La fiscalía general de Alemania dijo en un comunicado que uno de los hombres, identificado sólo como Anwar R. por razones de privacidad, es acusado de tolerar el abuso de detenidos prisioneros en una cárcel que supervisaba cerca de Damasco, conocida como el Departamento 251, en los inicios del alzamiento contra el presidente Bashar al-Assad.

En el período entre abril del 2011 y septiembre del 2012 por lo menos 4.000 prisioneros fueron sometidos a brutales y masivas torturas por subordinados del acusado durante sus interrogatorios allí", expresó la fiscalía. "Por lo menos 58 personas murieron a consecuencia de esos abusos.

Como director de la unidad de investigaciones Anwar R. decidió y supervisó las funciones laborales en la prisión, y por ende el empleo sistemático de brutales torturas, agregó.

R., de unos 50 años de edad, enfrenta cargos de participar en crímenes contra la humanidad, violación, graves abusos sexuales y 58 casos de asesinato.

El segundo sospechoso, identificado como Eyad A., está acusado de contribuir a crímenes contra la humanidad al permitir la tortura y confinamiento de por lo menos 30 manifestantes en el 2011. El sospechoso, de unos 40 años de edad, era parte de una unidad que se encargaba de arrestar a manifestantes en la ciudad de Duma y llevarlos a la prisión conocida como Departamento 251, donde fueron sometidos a severos abusos.

Los hombres eran supuestamente miembros de la Dirección General de Inteligencia de Siria hasta que salieron del país a fines del 2012 y principios del 2013. Ambos eventualmente vinieron a Alemania, donde fueron arrestados en febrero.

El Centro Europeo para Derechos Humanos y Constitucionales aplaudió el caso como un paso importante en la lucha contra la impunidad.

La agrupación basada en Berlín, que ayuda a víctimas de torturas en Siria y otros países, reveló que el caso fue consecuencia de diversas denuncias penales presentados los últimos tres años por casi 50 sirios sobrevivientes de torturas, familiares, activistas y abogados en Alemania, Austria y Suecia.

___

Frank Jordans en Twitter

http://www.twitter.com/wirereporter