Agencias de DDHH critican planes griegos para frenar asilo

Organizaciones internacionales de derechos humanos y agencias de ayuda humanitaria criticaron fuertemente el martes los planes del gobierno griego para restringir el proceso de asilo a fin de frenar l...

Organizaciones internacionales de derechos humanos y agencias de ayuda humanitaria criticaron fuertemente el martes los planes del gobierno griego para restringir el proceso de asilo a fin de frenar las llegadas de migrantes y refugiados.

Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Médicos Sin Fronteras y otras organizaciones dijeron por separado y en conferencia de prensa en Atenas que los cambios propuestos restringirán los derechos de refugiados que escapan de Siria, Irak y otros países y que buscan protección internacional en la Unión Europea.

Ellos están poniendo obstáculos al acceso al sistema de asilo, que es un derecho humano básico. Está cambiando a una mentalidad de castigo, dijo Gabriel Sakellaridis, jefe de Amnistía Internacional en Grecia.

Los cambios conllevarán a la creación de un grupo grande de personas que no tienen los documentos apropiados. Ellos serán aun más marginados en la sociedad, agregó.

El parlamento griego votará por los cambios propuestos esta semana, que incluyen la ampliación de poderes para detener migrantes con solicitudes de asilo rechazadas o en proceso, así como planes para reforzar las deportaciones.

Las autoridades griegas tienen problemas para enfrentar el aumento fuerte de migrantes que llegaron durante el verano a Lesbos y otras islas en el mar Egeo, en el oriente del país, donde campamentos financiados por la UE están severamente hacinados y reportan brotes de violencia.

De acuerdo con un informe reciente de la UE, Grecia ahora es el punto de entrada a Europa más transitado con más de 47.500 llegadas este año hasta el 6 de octubre, un aumento de 29% en comparación al 2018. El reporte dijo que Grecia ha recibido más de 2.200 millones de euros (2.400 millones de dólares) en ayuda de la UE pero no está poniendo en práctica un acuerdo firmado entre Turquía y la UE en el 2016 que permitió la deportación de muchos migrantes de Grecia a Turquía.