Argentina inicia una transición agitada hacia kirchnerismo

Mientras el presidente conservador Mauricio Macri y el opositor Alberto Fernández acordaron trabajar por una transición ordenada en Argentina, los mercados reaccionaron inquietos el lunes por el reg...

Mientras el presidente conservador Mauricio Macri y el opositor Alberto Fernández acordaron trabajar por una transición ordenada en Argentina, los mercados reaccionaron inquietos el lunes por el regreso del populismo al poder.

Mi equipo y yo estamos a disposición para trabajar juntos y lograr una transición democrática que beneficie a todos los argentinos, expresó el mandatario conservador a través de redes sociales el lunes en el cierre de una jornada en el que los mercados operaron con inquietud por el resultado electoral.

Fernández, acompañado en la fórmula por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), obtuvo 48,10% de los votos según el escrutinio del 97,13% de las mesas. Macri alcanzó 40,37% de los votos, lo cual le daría el triunfo al opositor en primera vuelta. Este resultado deberá ser confirmado por la justicia electoral en los próximos días.

"Nos comprometimos a trabajar junto a nuestros equipos para garantizar una transición ordenada que no dañe más a los argentinos y las argentinas. Le agradezco genuinamente su predisposición", expresó por su parte Fernández en Twitter.

El índice Merval, que mide a las acciones líderes que cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, operó en positivo al inicio de la sesión y luego se derrumbó 3,9%. En tanto, la mayoría de las acciones argentinas que cotizan en Nueva York tuvieron pérdidas mientras el riesgo país subió 2.254 puntos básicos.

Por su parte, el dólar cerró a 63,50 pesos por unidad y en baja respecto del viernes -cuando lo hizo a 65 pesos--, debido al endurecimiento de las restricciones para la compra de divisas que se aplicaron el lunes con el propósito de preservar la estabilidad cambiaria y las reservas del Banco Central.

Los particulares podrán comprar sólo 200 dólares por mes a través de operaciones bancarias por internet, en lugar de los 10.000 que estaban permitidos desde la primera restricción aplicada el 1 de septiembre. Para las operaciones en efectivo, el límite es de 100 dólares mensuales.

La medida restrictiva se tomó luego de que en los últimos días la entidad financiera aceleró la venta de divisas para frenar la devaluación del peso en un marco de incertidumbre electoral, lo que redujo su nivel de reservas, que ahora están en torno a los 43.000 millones de dólares.

La disminución del nivel de reservas también obedeció a la retirada de depósitos de los ahorristas y al pago de deuda en un clima de incertidumbre política.

La reunión de Macri y Fernández pareció transcurrir en términos más amigables que los cruces que habían mostrado en las últimas semanas al calor de la campaña. El gobierno difundió una imagen en la que se podía ver a ambos políticos sonriendo y estrechándose las manos en una de las dependencias de la casa de gobierno.

El resultado de la elección en Argentina no pasó desapercibido en América Latina y Estados Unidos, el cual considera al actual presidente Macri un aliado en la región.

"Esperamos continuar la cooperación bilateral con el nuevo presidente de Argentina basado en nuestros valores e intereses democráticos compartidos", expresó en inglés el secretario de Estado, Mike Pompeo. "La asociación de larga data entre Estados Unidos y Argentina ha beneficiado a nuestras dos naciones".

Fernández también recibió y agradeció vía redes sociales uno a uno los saludos de los presidentes Nicolás Maduro de Venezuela; Evo Morales de Bolivia, Sebastián Piñera de Chile, Martín Vizcarra de Perú, Mario Abdo de Paraguay y Andrés Manuel López Obrador de México así como también del líder de España, Pedro Sánchez.

El exjefe de gabinete de ministros de los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido en 2010, y de su esposa y sucesora Cristina Fernández de Kirchner, manifestó respecto a Maduro que "América Latina debe trabajar unida para superar la pobreza y desigualdad que padece. La plena vigencia de la democracia es el camino para lograrlo".

En cambio no hubo referencias de su parte a la controvertida reacción del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien afirmó que Argentina eligió mal y que no pretendo felicitarlo hasta conocer su posición real en la política.

El resultado de los comicios generó la satisfacción de los seguidores del kirchnerismo que esperan un retorno de las políticas sociales que durante las presidencias de los Kirchner les garantizaron mayor nivel adquisitivo y bienestar.

El empleado Roberto González dijo a The Associated Press que se levantó muy contento y con esperanza por los cambios que van a venir teniendo en cuenta lo que significa incluir desde todos los lugares a un montón de gente que hoy está postergada.

En contraste, inversores afrontan inquietos el devenir de las próximas semanas en un escenario de recesión económica e inflación acumulada de 37,7% en los primeros nueve meses del año y un aumento de la pobreza, que afecta al 35,4% de la población.

Uno de los mayores temores es cuál será la influencia de la exmandataria en el futuro gobierno de Fernández, quien se desempeñó como su jefe de gabinete en su primer mandato y fue designado en mayo por ella como candidato para competir en las elecciones.

Según Daniel Kerner, director de América Latina en Eurasia Group, es probable que surja una batalla entre el bando más moderado encabezado por Fernández y varios dirigentes y gobernadores provinciales peronistas y uno liderado por la expresidenta y quien fuera su ministro de Economía, Axel Kicillof, de tendencia más populista y el más votado en las elecciones para gobernador de la provincia de Buenos Aires, la mayor del país.

Fernández de Kirchner, de 66 años, en su rol de vicepresidenta asumirá la presidencia del Senado, que estará bajo control del peronismo. En tanto, la Cámara de Diputados se anticipa un equilibrio de fuerzas con el actual partido gobernante.

La exmandataria enfrenta un juicio oral y varias causas por corrupción. Su nuevo cargo le asegura inmunidad de arresto, que sólo pierde vigencia si el Congreso la somete a juicio político.

Macri sería el primer presidente no peronista en concluir su mandato. Hasta ahora ningún otro lo ha logrado por golpes de Estado o crisis económicas. Analistas coinciden que para ello será vital el diálogo con Fernández y las medias que adopte para contener el precio del dólar.

El mandatario y su sucesor deben lidiar con la ansiedad de los tenedores de bonos de deuda argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que desembolsó más de 56.000 millones de dólares en 2018 y ya avisó que aguardaba la elección de un nuevo gobierno para discutir cómo se devolverá ese préstamo y entregar un desembolso pendiente por 5.400 millones.

Tanto Fernández como su compañera de fórmula son férreos críticos de las políticas del FMI, pero no dijeron que no honrarían sus deudas.

La titular del FMI, Kristalina Georgieva, felicitó a Fernández. Esperamos colaborar con su administración para enfrentar los desafíos económicos de Argentina y promover un crecimiento inclusivo y sostenible que beneficie a todos los argentinos, señaló en su cuenta de Twitter.

---------

Los periodistas de The Associated Press Luis Andrés Henao y Yésica Brumec contribuyeron en este reporte.