Bolivia y OEA inician negociaciones para auditar resultados

Bolivia y la OEA negociarán la posibilidad de auditar las recientes elecciones en que el presidente Evo Morales parece encaminado a evitar una segunda vuelta, pero que han desatado protestas y denunc...

Bolivia y la OEA negociarán la posibilidad de auditar las recientes elecciones en que el presidente Evo Morales parece encaminado a evitar una segunda vuelta, pero que han desatado protestas y denuncias de fraude, informó el domingo el gobierno boliviano.

El gobierno informó que inició las negociaciones con la Organización de Estados Americanos para firmar un convenio para la auditoria.

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, declaró que empezaron contactos determinar quién encabezará las negociaciones y cómo se va a proceder.

Estamos esperanzados en que se lo haga lo más rápido posible y así agilizar el proceso de auditoria, añadió el ministro en una entrevista con la televisora estatal Bolivia TV.

La oposición, liderada por el candidato y expresidente Carlos Mesa, denunció que se trató de un monumental fraude que buscaba favorecer a Morales. Una alianza opositora encabezada por Mesa desconoció los resultados y llamó a protestas pacíficas.

Según resultados oficiales Morales obtuvo el 47,08% de los votos, mientras que Mesa lograba el 36,51%. El cómputo cerró con una diferencia de 10,57% entre ambos candidatos. Se prevé que el tribunal presente un informe final en los próximos días.

La ley indica que para ganar en primera vuelta un candidato debe obtener 50% más uno de los votos o lograr 40% y tener una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales sobre el segundo postulante más votado. Mientras tanto la dirigencia del partido de gobierno convocó el lunes por la tarde a un festejo de lo que califica de triunfo.

El viernes, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, apoyó la decisión de la OEA de la revisar los sufragios.

Paralelamente, la presión internacional crecía y Colombia, Brasil, Argentina y Estados Unidos han pedido una segunda vuelta para restituir la credibilidad en el proceso electoral.

Morales respondió en la víspera que todos los cancilleres de esos países vengan a contar voto a voto los resultados.

Las protestas se dieron en ocho ciudades del país. En Santa Cruz y la región de Potosí viven el quinto día de una huelga en reclamo de respeto al voto. Estas ciudades están paralizadas, con escaso transporte, marchas callejeras y choques esporádicos entre simpatizantes de Morales y opositores. También hubo protestas y bloqueos en las ciudades de Beni, Cochabamba, Chuquisaca, Tarija y Potosí y al sur de la ciudad de La Paz.

El mandatario, que lleva casi 14 años en el poder, garantizó estabilidad económica y política con baja inflación y tasas de crecimiento por encima del 4% anual, pero escándalos de corrupción y su afán de reelegirse a pesar de un referendo que le dijo no mermaron su credibilidad y popularidad, según analistas.