Protestas no dan tregua a Morales tras resultado electoral

Masivas marchas, caravanas y bloqueos no dieron tregua al presidente de Bolivia Evo Morales en ocho de nueve regiones después que el Tribunal Supremo Electoral diera a conocer los resultados finales ...

Masivas marchas, caravanas y bloqueos no dieron tregua al presidente de Bolivia Evo Morales en ocho de nueve regiones después que el Tribunal Supremo Electoral diera a conocer los resultados finales de las elecciones del domingo pasado, en las que el gobernante podría evitar una segunda vuelta al tiempo que el sector opositor decidió desconocer este cuestionado computo electoral.

El gobernante, que cumple 60 años el sábado, enfrenta su cuarto día de duros paros cívicos en las regiones de Potosí y Santa Cruz. Y son seis días de movilizaciones. En tanto, una alianza opositora encabezada por el candidato y expresidente Carlos Mesa informó que desconoce los resultados del cómputo nacional de las elecciones generales. También anunció que realizará una campaña para que la comunidad internacional desconozca también los resultados del cómputo final y llamaron a continuar con las movilizaciones pacíficas.

En La Paz, una masiva marcha pacífica salió a protestar por el centro de la ciudad llegando a cercanías del palacio de gobierno, y mientras hacían su paso los vecinos desde sus ventanas tocaron sus cacerolas en señal de apoyo. En tanto que los departamentos de Cochabamba, Sucre, Oruro y Tarija realizaron bloqueos. En la región amazónica de Beni se realizó una caravana de decenas de personas en sus autos y motocicletas.

El pedido es unánime que se llame a una segunda vuelta ya que denuncian un posible fraude tras el polémico conteo que tardó en concluir.

Morales celebró su cumpleaños en Cochabamba, en el bastión cocalero donde se refirió a los pronunciamientos de Estados Unidos, Brasil, Argentina y Colombia que pidieron el jueves que haya una segunda vuelta en Bolivia.

Invito a los cancilleres, que vengan. Hagamos auditoria, voto por voto, mesa por mesa, alcaldía por alcaldía, departamento por departamento y los voy acompañar y si hay fraude, al día siguiente convocamos a la segunda vuelta, dijo el gobernante que está gobernando Bolivia casi 14 años y busca su cuarto mandato consecutivo.

Durante los bloqueos en Santa Cruz, varios manifestantes con banderas de Bolivia le cantaron las mañanitas a Evo Morales en la madrugada, pero con una letra modificada. Según videos grabados con celulares y difundidos en redes sociales, los manifestantes corearon: Despierta, Evo despierta, el pueblo se levantó. Ya las calles están llenas, la gente ya se emputó (cansó).

La Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea sugirieron que Bolivia celebre una segunda vuelta electoral de todas maneras. Recientemente, el gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, informó que no reconocerá ningún anuncio de resultados finales en este momento, alegando que las negociaciones con la OEA para realizar una auditaría completa del proceso está en curso, según un tuit de la cancillería brasileña.

Tras las elecciones más reñidas en 16 años, el Tribunal Supremo Electoral entregó el viernes por la tarde los resultados con el 100% de los votos contados. Aunque no proclamó aún ningún ganador, validó que Morales obtuvo un 47,08% de los sufragios, arriba de su principal contendiente, el expresidente Carlos Mesa, quien obtuvo 36,51%. La diferencia entre ambos fue de 10,57 puntos porcentuales.

La ley indica que para ganar en primera vuelta un candidato debe obtener 50% más uno de los votos o lograr 40% y tener una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales sobre el segundo postulante más votado.

Días antes, Morales se proclamó ganador y dijo que había obtenido mayoría absoluta en la Asamblea legislativa pero que esperaría los resultados. Los diarios locales señalaron que, con el conteo terminado del Tribunal, el partido de gobierno obtendría 102 escaños, con lo que aseguraría una mayoría absoluta. El tribunal aún no ha dado su informe final.

El candidato Mesa acusa a Morales de llevar adelante un golpe de Estado con un monumental fraude. Morales, por su parte, dice que Mesa gesta un golpe en su contra con apoyo internacional para desconocer su victoria.