Piñera anuncia cambios en el gabinete ministerial en Chile

Después que 1,2 millones de chilenos se manifestaron la víspera en una céntrica plaza de Santiago y de que decenas de miles más se movilizaran en ciudades del norte y el sur del Chile, el presiden...

Después que 1,2 millones de chilenos se manifestaron la víspera en una céntrica plaza de Santiago y de que decenas de miles más se movilizaran en ciudades del norte y el sur del Chile, el presidente Sebastián Piñera anunció el sábado que solicitó a su ministros poner sus cargos a disposición a fin de reestructurar su gabinete.

Agregó que también analiza levantar los estados de emergencia que rigen en el país desde hace nueve días, en los que un estallido social _con inéditas manifestaciones de millones que piden mejoras sociales profundas_ han causado 20 muertos.

La marcha que todos vimos ayer fue una marcha multitudinaria y pacífica... todos hemos escuchado el mensaje, todos hemos cambiado, afirmó Piñera desde el palacio de gobierno.

He pedido a todos los ministros poner sus cargos a disposición para poder estructurar un nuevo gabinete, para enfrentar estas nuevas demandas y hacernos cargo de los nuevos tiempos, agregó.

Políticos oficialistas y de oposición, incluso algunos alcaldes de centroderecha, demandaban un cambio ministerial para tratar de restablecer la minada credibilidad del gobierno. Algunos, como el ministro del Interior, Andrés Chadwick, están entre los más polémicos, porque de él depende la policía que disolvió violentamente varias protestas.

No basta sólo con un cambio de gabinete ni con los anuncios... la agenda es insuficiente, dijo el diputado izquierdista Gabriel Boric.

Sobre el anuncio del cambio de gabinete, la jubilada Sonia Novoa, 78 años, dijo a The Associated Press: que se vayan todos, porque se han reído de la gente, porque ¿cómo un ministro puede decir ˜levántese más temprano™ para ahorrar dinero?.

Novoa aludió al ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, quien tras el alza tarifaria del metro dijo a los usuarios que podían levantarse más temprano para aprovechar la tarifa reducida que regía entre 6 y 7 de la mañana.

El violento estallido social, que siguió a protestas de estudiante contra un alza tarifaria en el subterráneo, derivó en protestas nunca vistas en Chile, ni siquiera en los últimos años de la sangrienta dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Los manifestantes piden mejores pensiones, salarios, educación, viviendas, así como peajes y medicamentos más baratos, entre muchas otras demandas.

A comienzos de semana el mandatario anunció una serie de proyectos que incluyen un aumento del 20% en las pensiones y del 16% en los ingresos mínimos. También contempla aplicar rebajas en medicamentos _que en Chile son de los más altos en la región_ y reducir los altos ingresos de los parlamentarios. Un diputado recibe, entre dieta y asignaciones, 27.000 dólares mensuales y un senador 44.000 dólares.

Los anuncios del mandatario, a los que se sumó el sábado que se estudia una rebaja tarifaria en el agua y en los peajes de las autopistas y carreteras, que no han logrado hasta ahora frenar las protestas. Para la jornada del sábado hubo múltiples convocatorias en redes sociales a movilizarse.

Pablo Rodríguez, actor, 30 años, dijo que son un buen inicio, pero no son suficientes.

A partir del mediodía muchos chilenos empezaban a manifestarse en distintos lugares del país. El estudiante Andrés Villarroel se dirigió al centro de Santiago para ayudar a limpiar le basura que quedó tras la manifestación de la víspera. Pero voy a aprovechar y quedarme para protestar de nuevo, afirmó.

Hasta el sábado la mayor parte del país estaba bajo estado de emergencia y con toque de queda. Piñera dijo que si las circunstancias lo permiten es mi intención levantar todos los estados de emergencia a partir de la medianoche del domingo.

___

El periodista Marcos Sepúlveda en Santiago de Chile contribuyó para este despacho