EEUU prohíbe vuelos hacia ciudades cubanas excepto La Habana

El gobierno del presidente Donald Trump prohibirá todos los vuelos desde Estados Unidos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana, dijeron el viernes las autoridades.

El gobierno del presidente Donald Trump prohibirá todos los vuelos desde Estados Unidos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana, dijeron el viernes las autoridades.

El Departamento de Estado indicó que los vuelos de la aerolínea JetBlue a Santa Clara, en el centro de Cuba, y a Holguín y Camagí¼ey, en el oriente de la isla, estarán prohibidos a partir de diciembre. Los de American Airlines a Camagí¼ey, Holguín, Santa Clara, Varadero y la ciudad oriental de Santiago también fueron prohibidos.

Los vuelos hacia La Habana, que representan la gran mayoría de los que se realizan desde Estados Unidos hacia Cuba, seguirán siendo legales.

El motivo declarado para tomar la medida es evitar que haya turismo estadounidense a Cuba, algo que está prohibido en Estados Unidos. Sin embargo, no está claro cuántas personas toman esos vuelos con fines turísticos. Muchos son utilizados por cubanoestadounidenses que visitan a sus parientes en ciudades que están lejos de La Habana.

Planeamos operar en cumplimento total de la nueva política en relación al servicio aéreo programado entre Estados Unidos y Cuba, dijo JetBlue en un comunicado. Comenzaremos a trabajar con nuestros diversos socios del gobierno y comerciales para comprender el impacto completo que este cambio tendrá en nuestros clientes y operaciones en Camagí¼ey, Holguín y Santa Clara.

Aparentemente la prohibición no afecta a los vuelos fletados a destinos afuera de La Habana, pero esos vuelos tienden a ser más caros y mucho menos prácticos. La otra opción legal restante es volar a la capital cubana y luego efectuar un viaje por tierra que podría durar de ocho a más de 12 horas por caminos inseguros y llenos de baches, en el caso de las ciudades del oriente de Cuba.

Queremos asegurarnos de que los cubanoestadounidenses tengan una forma de visitar a sus familias. Es necesario entrar. En la actualidad, La Habana cumple con esta función, dijo Carrie Filipetti, subsecretaria adjunta para Cuba y Venezuela en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado. Queríamos asegurarnos que tomábamos una medida congruente con esa directriz de restringir los recursos que tiene el régimen.

American Airlines dijo que revisaría la decisión de Estados Unidos. Seguiremos apegándonos a la ley federal, trabajando con la administración, y actualizando nuestras políticas y procedimientos en relación a los viajes a Cuba según sea necesario, dijo la compañía en un comunicado.

El gobierno de Trump ha endurecido continuamente el embargo a Cuba (implementado hace seis décadas) con el objetivo declarado de reducir los ingresos del gobierno cubano y obligarlo a cortar lazos con Venezuela, y de que confiera más derechos humanos a los cubanos. Washington ha prohibido que cruceros estadounidenses visiten la isla, sancionó a buques petroleros que trasladaban petróleo de Venezuela a Cuba y permitió demandas contra compañías extranjeras por beneficiarse del uso de propiedades confiscadas a estadounidenses o cubanos que después obtuvieron la ciudadanía estadounidense.

Las medidas han contribuido a la escasez crónica de divisas para el gobierno cubano, y se les atribuyó la escasez de combustible durante varias semanas en la isla, pero hasta ahora no hay indicios de que la política de Trump esté teniendo el resultado esperado. Los servicios de seguridad de Cuba continúan con la detención y hostigamiento a disidentes, y los grupos defensores de los derechos humanos dicen que la libertad de expresión, de reunión y otros derechos siguen muy restringidos.

Los gobiernos cubano y venezolano siguen alineados y ambos han declarado su intención de estrechar aún más sus lazos ante las medidas de Trump.

En afán por castigar rebeldía inquebrantable d #Cuba, imperialismo arremete contra vuelos regulares a varias ciudades cubanas, dijo Carlos F. de Cossío, director de la sección para Estados Unidos de la Cancillería de Cuba. No le importa afectar contactos familiares, modesta economía mayoría cubanos en ambos países, ni incomodidades injustas. Nuestra respuesta es invariable.

___

Lee reportó desde Washington y Weissenstein desde La Habana.