Presidente libanés exhorta a manifestantes a cesar protestas

El presidente libanés llamó el jueves a miles de manifestantes que despejen las vías que bloquean y a apoyar sus reformas económicas como "el primer paso" para evitar que el país colapse económi...

El presidente libanés llamó el jueves a miles de manifestantes que despejen las vías que bloquean y a apoyar sus reformas económicas como "el primer paso" para evitar que el país colapse económicamente. Sin embargo, los manifestantes ya han rechazado las iniciativas y no parecían convencidos por los argumentos del presidente Michel Aoun.

Las protestas iniciaban su segunda semana y las escuelas y las dependencias públicas y los bancos seguían cerrados. El país lucía al borde de una crisis prolongada sin solución a la vista.

En un discurso televisado, Aoun prometió hacer todo a su alcance para implementar las reformas, pero aseguró al mismo tiempo que el cambio se puede dar sólo dentro del marco de las instituciones estatales. Enfatizó que la libertad de circulación debe respetarse y pidió a los manifestantes remover las barricadas.

Tras el discurso, el primer ministro Saad Hariri tuiteó que recibía con agrado el llamado "a reconsiderar el status del gobierno actual", en una aparente referencia a un cambio de gabinete.

Líbano se encuentra sumido en una ola de protestas desde el jueves pasado, lo que ha agravado la crisis económica y amenaza con abrir otro capítulo de calos e inestabilidad.

Las protestaron comenzaron en rechazo a una propuesta de aumentar los impuestos y se han convertido en una revuelta generalizada contra los líderes del país que, cada uno en representación de su grupo, han gobernado desde el fin de la guerra civil de 1975-1990. La corrupción y la mala gestión económica han proliferado al tiempo que el país se hace más pobre.

Cientos de miles de personas han llenado las plazas públicas en las mayores protestas que ha visto el país en 15 años, una inusual muestra de unidad en un país tradicionalmente dividido entre diversas religiones y etnias.

Los comentarios de Aoun fueron sus primeros desde que comenzaron las protestas. El lunes, Hariri anunció un paquete de medidas con la esperanza de reanimar la economía, pero los opositores lo rechazaron como promesas huecas cuya verdadera intención es sofocar su movimiento. Han insistido en permanecer en la calle hasta que el gobierno renuncie y algunos incluso han pedido que renuncie también el presidente.

Hariri dirige un gobierno de unidad nacional que incluye al grupo extremista chií Hezbollah, que es aliado de Aoun.