Trump presionaba a Ucrania desde antes de llamada

Más de dos meses antes de la llamada telefónica que podría dar lugar a un juicio político a Donald Trump, el presidente electo de Ucrania ya se sentía presionado por Estados Unidos para que inves...

Más de dos meses antes de la llamada telefónica que podría dar lugar a un juicio político a Donald Trump, el presidente electo de Ucrania ya se sentía presionado por Estados Unidos para que investigase a Joe Biden y su hijo.

Volodymyr Zelenskiy reunió a un pequeño grupo de asesores el 7 de mayo en Kiev para hablar de las necesidades energéticas del país. Pero se pasaron la mayoría de esas tres horas analizando cómo responder a la insistencia de Trump y de su abogado personal Rudy Giuliani en que investigasen a los Biden y cómo evitar verse envueltos en las elecciones estadounidenses, según tres personas al tanto de lo sucedido en el encuentro.

Las tres hablaron a condición de no ser identificadas por lo delicado del tema.

La reunión se produjo antes de que asumiese Zelenskiy y unas dos semanas después de que Trump lo llamase para felicitarlo por su victoria la noche de las elecciones, llevadas a cabo el 21 de abril.

Nunca se reveló lo que hablaron los dos esa noche y no está claro si Trump pidió explícitamente que el gobierno ucraniano investigase a los Biden.

El relato de los tres difiere un tanto en torno a si el malestar de Zelenskiy derivaba de esa primera llamada o no. Pero todos coinciden en que el mandatario electo se sentía incómodo con la insistencia de Trump en que investigase las actividades de Biden y de su hijo Hunter en Ucrania.

Sea como sea, Zelenskiy estaba consciente de que la ayuda militar de Estados Unidos dependía de que se mostrase dispuesto a tomar partido en las elecciones estadounidenses. Un ex comediante que ganó las elecciones con la promesa de combatir la corrupción, el primer reto de política exterior que enfrentó Zelenskiy no provino de su enemigo Rusia sino de su principal aliado, Estados Unidos.

En el encuentro del 7 de mayo participaron dos de sus principales colaboradores, Andriy Yermak y Andriy Bogdan, según los informantes. También estuvieron Andriy Kobolyev, president de la empresa gasífera nacional Naftogaz, y Amos Hochstein, un estadounidense que integra la junta directiva de esa firma. Hochstein es un exdiplomático que asesoró a Biden en relación con Ucrania cuando era vicepresidente bajo el gobierno de Barack Obama.

La oficina de Zelenskiy en Kiev no respondió en principio a pedidos de comentarios. La Casa Blanca tampoco hizo comentario alguno respecto a si Trump pidió una investigación de los Biden en la llamada del 21 de abril.

La Casa Blanca dio un informe muy vago acerca de esa llamada, diciendo que Trump exhortó a Zelenskiy y al pueblo ucraniano a que adoptasen reformas, fomentasen la prosperidad y acabasen con la corrupción. En los meses subsiguientes Trump y sus aliados han usado con frecuencia la palabra corrupción al hablar de su insistencia en que se investigase a los Biden.

Trump ha dicho que dará a conocer la transcripción de la primera llamada, pero la Casa Blanca no ha dicho cuándo lo hará.

Cuando se supo que un informante había sacado a la luz la llamada del 25 de julio, Trump dijo que esa conversación había sido perfecta y que le había pedido a Zelenskiy que hiciese lo posible en relación con la corrupción porque hay una corrupción generalizada.

Durante esa llamada, Trump le pidió un favor a Zelenskiy: Que investigase una teoría conspiratoria relacionada con el hackeo de una computadora demócrata durante la campaña electoral del 2016. También presionó al mandatario ruso para que investigase a Biden y su hijo. Acto seguido le dijo a Zelenskiy que Giuliani y el secretario de justicia Bill Barr se pondrían en contacto con él para hablar del tema, de acuerdo con un resumen de la llamada difundido por la Casa Blanca.

A los pocos días, Giuliani viajó a Madrid para reunirse con Yermak, uno de los asesores de Zelenskiy que estuvo en el encuentro del 7 de mayo.

Trump ha negado que la investigación de los Biden fuese una condición para entregar ayuda militar vital para los ucranianos. Pero el martes, el embajador estadounidense en Ucrania de entonces, William Taylor, contradijo al mandatario, afirmando que Trump había dicho que todo lo que pidiese Zelenskiy, incluida la ayuda y una visita a la Casa Blanca, estaba condicionado a que dijese públicamente que abriría una investigación.

Taylor también detalló numerosas instancias desconocidas hasta ahora en las que diplomáticos estadounidenses exigieron que se investigase a los Biden a cambio de la ayuda estadounidense.

Zelenskiy ha dicho que no se sintió presionado a investigar a los Biden.

La campaña a favor de una investigación de los Biden ya estaba en marcha desde antes de que Zelenskiy fuese elegido presidente.

Durante semanas, medios conservadores de Estados Unidos difundieron acusaciones no corroboradas de que Biden, encargado por el gobierno de Obama de lidiar con la antigua república soviética, que estaba sumida en una guerra, había presionado para que destituyesen al fiscal general con el fin de frenar una investigación de Burisma, la empresa energética ucraniana que luego contrató a su hijo para que sirviese en su junta directiva.

___

Biesecker informó desde Washington.