Soldados libaneses tratan de abrir caminos bloqueados

Soldados libaneses trataron de reabrir caminos importantes en Beirut y otras ciudades el miércoles, chocando en algunos sitios con manifestantes anti-gobierno que los habían bloqueado en la última ...

Soldados libaneses trataron de reabrir caminos importantes en Beirut y otras ciudades el miércoles, chocando en algunos sitios con manifestantes anti-gobierno que los habían bloqueado en la última semana, paralizando la nación.

El ejército prometió proteger a los manifestantes, pero dijo que los caminos tenían que ser reabiertos para que la gente pudiese reanudar sus vidas diarias.

Los choques se produjeron en momentos en que las protestas recibieron un importante respaldo de los líderes cristianos del país, que las describieron como un alzamiento popular histórico contra la corrupción y el mal manejo del gobierno y llamaron a las autoridades a responder a las demandas del pueblo.

Centenares de miles de personas han llenado plazas públicas en todo el país en las mayores protestas en 15 años _ una rara muestra de unidad entre el usualmente dividido público libanés en su revuelta contra los líderes de status quo que han gobernado durante tres decenios y llevado la economía al borde del desastre.

Las protestas que comenzaron la semana pasada crecieron el lunes luego que el primer ministro Saad Hariri anunció un paquete de reformas económicas que el gobierno espera ayuden a revivir al economía. Los manifestantes han criticado el paquete de Hariri, diciendo que son promesas vacuas, y demandan la renuncia del gabinete.

Escuelas, universidades, bancos e instituciones del gobierno han estado cerrados la última semana, con los manifestantes bloqueando importantes caminos e intersecciones. Los cierres han aislado la capital de la región de Beká, causando escasez de alimentos, incluyendo frutas y verduras.

El miércoles por la mañana, los solados fueron desplegados para abrir caminos en la capital y otras ciudades, donde se enfrentaron con manifestantes que llevaban la bandera nacional. En algunos sitios, los manifestantes se negaron a moverse, lo que llevó a escaramuzas. Miles de soldados desplegados en Beirut y las ciudades sureñas de Tiro y Sidón para despejar los caminos. En algunos sitios no lo consiguieron.

Las dos partes estaban deseosas de evitar fricciones y no chocar. Se vio a algunos manifestantes darles rosas rojas a los soldados y decirles que sus sufrimientos eran los mismos, pues son también víctimas de la corrupción. Algunos soldados fueron abrumados por las emociones y al menos uno estalló en llanto.