Banco de datos saca a la luz guerra de pandillas en Houston

Las letras de Kenneth Roberson reflejaban la violencia de las pandillas de su barrio de Houston.

Las letras de Kenneth Roberson reflejaban la violencia de las pandillas de su barrio de Houston.

Mami llora, hijo muere en esta escena del crimen, decía en su tema de rap. Fueron palabras proféticas, ya que este joven músico fue asesinado en septiembre del 2018 por individuos que dispararon desde un automóvil, dejando a su madre Yvonne Ferguson-Smith destrozada.

No sé cómo seguir adelante, dice la madre, quien creó una organización sin fines de lucro llamada TEARS para ayudar a madres afligidas. Era como si en sus canciones hablase de su propia muerte.

La muerte de Roberson tal vez no se hubiese resuelto de no haber sido por un banco de datos de balística que vinculó la muerte del joven de 24 años con una serie de matanzas que parecían no estar relacionadas pero que las autoridades creen ahora que son parte de una guerra de pandillas que ha costado más de 60 vidas en los últimos seis años.

La Red Nacional de Información de Balística Integrada (National Integrated Ballistic Information Network, o NIBIN) es un banco de datos de casquillos de balas que existe desde hace unas dos décadas, pero que últimamente ha pasado a ser una herramienta forense que aporta información relevante a los investigadores.

El fiscal de distrito del condado de Harris Kim Ogg dice que el banco de datos es un instrumento invaluable.

"NIBIN muestra cuántas de estas balaceras (en Houston) están relacionadas. Cuando me lo trajeron, quedó claro que se trataba de una guerra de pandillas, dijo Ogg.

Las autoridades dicen que las matanzas son parte de una guerra entre dos pandillas: la 100 Percent Third Ward, o 103, y Young Scott Block, o YSB. La batalla entre ambas ha costado la vida de pandilleros y de otras personas ajenas a las pandillas, incluido un niño de ocho años.

La información de los casquillos recuperados en las escenas de matanzas o disparados con armas confiscadas a título de prueba es incorporada al banco de datos, el cual es manejado por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (conocida por sus siglas en inglés, ATF). El banco de datos busca posibles correspondencias entre casquillos que indiquen que fueron disparados por la misma arma.

Las correspondencias dan a las autoridades elementos pare encaminar sus investigaciones que antes no tenían y pueden acelerar incluso la resolución de casos.

Reviven casos que no habían sido resueltos, dijo Fred Milanowski, agente especial a cargo de la oficina de Houston de la ATF.

Las autoridades dicen que el banco de datos permitió a la policía de Houston relacionar la muerte de Roberson y otras dos matanzas de noviembre del 2018 con un individuo que está preso y que se sospecha participó en otros cuatro asesinatos.

La policía dice que Roberson probablemente estuvo vinculado con la pandilla YSB. La madre, Ferguson-Smith, afirma que su hijo conocía pandilleros y que tal vez por eso lo mataron, pero que no cree que su hijo fuese pandillero.

Ogg dijo que los casos relacionados con pandillas son difíciles de juzgar porque los testigos a menudo no tienen credibilidad por estar vinculados con alguna pandilla o porque tienen miedo de sufrir represalias si hablan.

La evidencia objetiva (como los estudios de balística) no requiere testimonios personales y eso nos beneficia a los fiscales y a la comunidad, expresó Ogg.

NIBIN ayudó a las autoridades de Houston a resolver otros casos también.

Levi Byrd dijo que montaba su caballo, Freedom, en noviembre del 2016 en un barrio de una zona campestre del sur de Houston cuando alguien le disparó cinco veces desde un vehículo. El caballo recibió dos balazos y murió instantáneamente.

Dos meses después se confiscó un revólver de 9 mm en una casa donde había drogas y se lo relacionó con casquillos encontrados cerca de Freedom. Se arrestó a una persona, que fue condenada a 22 años de cárcel.

Freedom era parte de mi familia, dijo Byrd. Cuando atraparon al asesino, sentí que se había hecho justicia.

En el año fiscal del 2019, NIBIN ayudó a resolver 68 incidentes con balas y condujo al arresto de 36 personas en Houston. También resolvió 122 tiroteos y generó 95 arrestos en San Antonio, según la ATF.

El organismo dijo que desde marzo del 2018, el banco de datos fue clave en la detención o el juicio de 754 personas en todo el país.

Laurie Woods, disertadora de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee, que en el pasado trabajó con la policía, dijo que el banco de datos debe ser usado para generar pistas.

Destacó, no obstante, que si bien puede haber muchos elementos en común entre dos casquillos, no hay coincidencias totales.

Algunos estudios recientes ponen en duda la confiabilidad de estos análisis y Ogg dijo que tecnologías como la que usa NIBIN deben ir acompañadan de investigaciones de detectives de la vieja escuela.

La policía del condado de Fort Bend, un suburbio de Houston, considera que NIBIN bien vale el trabajo extra que representa incorporar la información de los casquillos al banco de datos, responder llamadas y procesar la evidencia.

Encontrar casquillos es mejor que encontrar huellas digitales, aseguró el investigador de esa oficina Dominic Sodolak.

___

Juan A. Lozano está en https://twitter.com/juanlozano70

___

John Mone está en https://twitter.com/JohnMone