California considera cortar la electricidad otra vez

La principal empresa eléctrica de California está considerando la posibilidad de cortar la electricidad nuevamente a partes del estado debido a condiciones climáticas conducentes a incendios forest...

La principal empresa eléctrica de California está considerando la posibilidad de cortar la electricidad nuevamente a partes del estado debido a condiciones climáticas conducentes a incendios forestales.

Pacific Gas & Electric anunció cortes intencionales como medida de precaución en unas 189.000 viviendas y negocios en 16 condados, en su mayoría cerca de las montañas y al norte de San Francisco. Los apagones durarán unas 48 horas, dijo la compañía.

Al mismo tiempo, Southern California Edison anunció cortes a unos 132.000 establecimientos en seis condados, lo que afectará a unas 300.000 personas. Los condados son Kern, Ventura, Los íngeles, Orange, San Bernardino y Riverside.

Las empresas tomaron las precauciones ante la posible llegada de vientos de 97 kilómetros por hora (60 millas por hora), que podrían arrojar escombros o ramas sobre cables eléctricos y tumbarlos, provocando incendios.

PG&E interrumpió el suministro eléctrico a unos 2 millones de habitantes en la zona de San Francisco entre el 9 y el 12 de octubre, paralizando a buena parte de la región en el mayor apagón intencional en la historia del estado. Escuelas y universidades suspendieron clases y muchos negocios no abrieron.

La nueva advertencia de PG&E, apenas dos semanas después, provocó un ánimo de resignación entre los habitantes, y una de compras de suministros básicos.

No es que haya pánico, es más bien como una actitud de ˜¿Otra vez con esto?™, expresó Kim Schefer, gerente de la ferretería Village True Value Hardware en Santa Rosa.

El martes, Schefer ayudaba a la clientela a conseguir linternas y reservas de gas como preparativo para el apagón.

El café Love Birds Coffee & Tea en el poblado de Placerville perdió unos 6.000 dólares en el apagón anterior, una suma considerable para un negocio familiar y una pérdida de la cual el café no se ha recuperado, advirtió el propietario Garrett Sanders.

Tener que ofrecer servicios tan poco tiempo después del apagón anterior será un verdadero desafío, expresó Sanders.

Esta vez Sanders planea tener reservas de cafés y dulces listos antes del apagón, y salir a venderlos en la acera.

"Será una molestia para quienes se despierten ese día sin posibilidad de hacer su café. Nosotros no podremos hacerles su espresso o su café con leche, pero tendremos algo de café, es mejor que nada, afirmó Sanders.

Sanders entiende que los apagones son necesarios para evitar incendios forestales, especialmente luego que varios habitantes de Paradise se mudaron a Placerville cuando su poblado quedó devastado por las llamas el año pasado.

"Por supuesto que nadie aquí quiere la devastación que causa un incendio, dijo Sanders, "pero creo que las medidas que PG&E está tomando son excesivas.

El gobernador de California Gavin Newsom el martes le envió una carta a Bill Johnson, director general de PG&E, atribuyendo el apagón masivo de hace unos días a la falta de la compañía en mantener y actualizar sus equipos.