El nuevo emperador de Japón toma té con realeza extranjera

El emperador japonés Naruhito recibió el miércoles en su residencia a la realeza de otros países y le ofreció té para agradecer su presencia en la ceremonia de su entronización el día anterior...

El emperador japonés Naruhito recibió el miércoles en su residencia a la realeza de otros países y le ofreció té para agradecer su presencia en la ceremonia de su entronización el día anterior.

En la ceremonia tradicional el martes en el Palacio Imperial, Naruhito juró cumplir su función constitucional de símbolo del Estado y a la vez permanecer cerca del pueblo.

Naruhito y la emperatriz Masako recibieron con apretones de mano o abrazos a sus invitados en la residencia imperial Akasaka.

Estuvieron presentes el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia; el gran duque Enrique de Luxemburgo; el sultán Abdullah Ahmad Shah de Malasia; el rey Hassanal Bolkiah de Brunei; el príncipe Alberto II de Mónaco y sus consortes. También asistieron los reyes de Holanda, Guillermo y Máxima y el príncipe heredero de Dinamarca, Federico y su esposa María.

Asistieron otros miembros de la familia imperial japonesa, entre ellos el padre de Naruhito, Akihito, quien abdicó al trono y la emperatriz Michiko. La pareja mayor no asistió a la ceremonia del martes para dejar un mensaje claro de que estaban retirados.

Los ritos de ascenso al trono aún no han finalizado. Un desfile previsto para el martes fue aplazado al mes próximo debido a un poderoso tifón que pasó por el centro y norte del país. Naruhito también oficiará un rito religioso de las cosechas a mediados de noviembre.

Según los detractores del gobierno, el primer ministro ultraconservador Shinzo Abe ha programado estas ceremonias costosas para restaurar la adoración del emperador, un aspecto central de la religión sintoísta, como herramienta política.