Socios de Giuliani comparecen sobre financiación ilegal

Dos socios de Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Donald Trump, serán acusados el miércoles de utilizar prestanombres para hacer donaciones ilegales a políticos y comités para promov...

Dos socios de Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Donald Trump, serán acusados el miércoles de utilizar prestanombres para hacer donaciones ilegales a políticos y comités para promover sus intereses comerciales.

Se espera que Lev Parnas e Igor Fruman se declararen inocentes ante un tribunal federal en Manhattan en un caso que ha arrojado dudas sobre los negocios de Giuliani.

Los fiscales dicen que Parnas y Fruman hicieron donaciones mientras cabildeaban ante políticos para que fuera destituida a la embajadora de Estados Unidos en Ucrania. Giuliani _quien en ese momento estaba tratando de conseguir que las autoridades ucranianas investigaran al hijo del potencial rival demócrata de Trump, Joe Biden_ ha dicho que no sabía nada sobre las donaciones.

Los fiscales dicen que los dos acusados trabajaron con otros dos hombres, David Correia y Andrey Kukushkin, en otro plan para hacer donaciones ilegales de campaña a políticos en varios estados en un intento por conseguir apoyo para un nuevo negocio de marihuana para uso recreativo.

Correia y Kukushkin se declararon inocentes la semana pasada en una audiencia en la que el fiscal dijo que las pruebas incluyen datos de más de 50 cuentas bancarias e información recopilada mediante 10 órdenes de búsqueda. El fiscal le dijo al juez que la investigación del gobierno está en curso.

Todos los acusados son ciudadanos estadounidenses, pero Kukushkin y Parnas nacieron en Ucrania y Fruman en Bielorrusia. Todos están libres bajo fianza.

El presidente Trump dio el martes un matiz racial a la investigación de juicio político que se le sigue en el Congreso por su política hacia Ucrania al compararla con un linchamiento.

Los linchamientos, la acción de matar a alguien en la horca, históricamente fueron usados por blancos contra los negros en el sur de Estados Unidos a partir de la segunda mitad del siglo XIX en medio de crecientes tensiones raciales. Al comparar el juicio político con un linchamiento, Trump de hecho comparó a los demócratas con una turba asesina.