Trump apoya la industria del gas en Pensilvania

Por segunda vez en tres meses, el presidente Donald Trump se dirige a Pensilvania para expresar su enfático apoyo a la industria del gas allí, apostando a que ese respaldo le traerá votos en ese cr...

Por segunda vez en tres meses, el presidente Donald Trump se dirige a Pensilvania para expresar su enfático apoyo a la industria del gas allí, apostando a que ese respaldo le traerá votos en ese crucial estado.

Justo cuando los aspirantes a la candidatura demócrata piden prohibir la fracturación hidráulica, Trump se muestra ansioso de proyectarse como promotor de la industria del gas, que según él crea empleos y trae beneficios económicos a zonas rurales.

Sin embargo, la realidad es mucho más compleja.

En los suburbios de Pensilvania que se perfilan como la llave para una victoria electoral, los votantes están exhibiendo una incipiente oposición a la perforación y a la construcción de gigantescos gasoductos. Allí, candidatos a elecciones locales están expresando más oposición a la industria. Y a nivel nacional, según encuestas, está creciendo la oposición a la fracturación hidráulica, la técnica usada para la extracción del gas.

Si bien ese tema por sí solo probablemente no decidirá unas elecciones ya influenciadas por el carácter personal de Trump, el eventual juicio político en su contra y acusaciones de racismo, el entusiasmo del mandatario revela que está deseoso de afianzar su apoyo entre su militancia incondicional de zonas rurales, aún a riesgo de repeler a otros.

Trump hablará el miércoles en una conferencia en Pittsburgh, para tratar de persuadir a votantes de zonas rurales del oeste de Pensilvania, el este de Ohio y Virginia Occidental, "lo que algunos llaman su base, estimó Dave Spigelmyer, presidente de la Marcellus Shale Coalition, la asociación empresarial que auspicia el evento.

"El presidente ciertamente sabe el papel protagónico que desempeña este país en la industria energética, y el papel protagónico que este estado y esta región desempeñan allí", declaró Spigelmyer.

En el 2016, Trump ganó en Pensilvania por un margen ínfimo _el primer republicano que se lleva el estado desde 1988_ al ganar el apoyo de los votantes en zonas rurales y los blancos de clase obrera.

___

Marc Levy está en Twitter como: https://twitter.com/timelywriter