WeWork acepta rescate financiero de conglomerado Softbank

WeWork aceptó un rescate financiero de Softbank que dará al conglomerado tecnológico japonés control de la compañía, informó el martes The Wall Street Journal.

WeWork aceptó un rescate financiero de Softbank que dará al conglomerado tecnológico japonés control de la compañía, informó el martes The Wall Street Journal.

El acuerdo entregará al cofundador Adam Neumann casi 2.000 millones de dólares a cambio de cortar casi todos sus lazos con la empresa que ofrece espacios de oficina compartidos.

WeWork sufre de falta de liquidez desde el mes pasado, cuando intentó ofrecer sus acciones al público, una caída estrepitosa de una compañía que, hasta recientemente, se consideraba una de las empresas incipientes de mayor valor en Estados Unidos. La fallida Oferta Pública Inicial le costó a WeWork 6.000 millones de dólares en financiamiento prometido de sus bancos, que dependían de que la empresa recaudara al menos 3.000 millones de dólares en el mercado de valores.

El acuerdo con Softbank le dará a WeWork un sustento mientras intenta darle un giro a su modelo de negocios que ahora pierde dinero. Sin embargo, el paquete de rescate conlleva un fuerte costo para Softbank, que ya posee casi un tercio de WeWork y ha invertido 10.000 millones de dólares en la compañía.

El periódico The Wall Street Journal reportó que la toma por parte de Softbank le daría a WeWork un valor de 8.000 millones de dólares, una fracción de la valuación de 47.000 millones de dólares que Softbank le había asignado a la compañía en su última ronda de financiamiento del año pasado. Eso significa que Softbank ahora invierte más dinero en WeWork que el valor de la empresa.

Aquí es cuando las cuentas se vuelven confusas porque han metido más dinero que el valor de la compañía. No sé cómo se refleja esto en los estados financieros, dijo Larry Perkins, fundador y director general de Sierra Constellation Partners, una asesora gerencial que se especializa en ayudar a compañías a negociar cambios complicados.

Neumann renunció como director general el mes pasado tras la OPI fallida, pero se quedó con una parte controlante de la empresa que cofundó hace nueve años. Renunciará a la junta de directores como parte del acuerdo, pero tendrá una pequeña participación en la compañía.

Softbank no respondió de momento la petición de comentario y WeWork se negó a comentar.