Erdogan y Putin se reúnen en Sochi

Los presidentes de Rusia y Turquía se reunieron el martes en el balneario ruso de Sochi, horas antes de caducar un cese del fuego entre las tropas turcas y combatientes kurdos en el noreste de Siria.

Los presidentes de Rusia y Turquía se reunieron el martes en el balneario ruso de Sochi, horas antes de caducar un cese del fuego entre las tropas turcas y combatientes kurdos en el noreste de Siria.

Las conversaciones entre el mandatario turco Recep Tayyip Erdogan y su colega ruso Vladimir Putin casi seguramente serán cruciales para determinar los arreglos a lo largo de la frontera turco-siria, donde Ankara reclama una larga zona de seguridad libre de milicianos kurdos.

Mientras las diversas partes se disputan el control en la frontera, Estados Unidos trastabillaba de un problema a otro al sacar a sus soldados de Siria en una abrupta retirada ordenada por el presidente Donald Trump. El martes, las fuerzas armadas iraquíes dijeron que las fuerzas estadounidenses que dejan Siria no tenían permiso para quedarse en Irak, contradiciendo al secretario de defensa de Estados Unidos, Mark Esper, quien dijo en la víspera que esos soldados se quedarían para ayudar a combatir un resurgimiento del Estado Islámico.

Tras la declaración iraquí, Esper dijo que hablaría con el ministro de Defensa de Irak el miércoles y subrayó que Washington no tenía planes de mantener sus tropas en Irak interminablemente, sino eventualmente regresarlas a casa.

Una vez más, Estados Unidos aparentemente intenta fijar su política a las apuradas luego de la orden sorpresiva de retirada. La salida de Estados Unidos abrió las puertas para que Turquía lanzase su ofensiva contra los combatientes kurdos el 9 de octubre. Luego de una ola de críticas, Washington se esforzó por conseguir un cese del fuego que entró en vigor el jueves de la semana pasada. En medio de temores de que el Estado Islámico podía explotar la retirada para recapturar campos de petróleo ahora en manos kurdas, Estados Unidos está ponderando ahora mantener algunos efectivos en Siria para ayudar a los kurdos a protegerlos.

Mientras tanto, Rusia ha aprovechado el vacío para fortalecer su influencia en Siria. Buscando protección tras ser abandonados por los estadounidenses, los kurdos pidieron la ayuda del gobierno sirio y su principal aliado, Moscú. El ejército sirio ha ingresado a sectores de la zona y Rusia ha desplegado soldados en algunas áreas para actuar como fuerza de contención.

Rusia tiene gran influencia sobre todas las partes. Turquía ha indicado que quiere que Moscú persuada al gobierno sirio para que ceda el control de una parte considerable de su territorio en el noreste. Los kurdos esperan que Rusia pueda mantener a los turcos fuera de la región y ayude a preservar algo de la autonomía que consiguieron durante la guerra civil siria.

El presidente sirio ha prometido reunir todo el territorio del país bajo el gobierno de Damasco. El martes, llamó a Erdogán un ladrón y dijo que estaba listo para respaldar cualquier resistencia popular contra la invasión turca.

___

Los periodistas de The Associated Press Elena Becatoros en Estambul y Sarah El Deeb en Beirut contribuyeron a este despacho.