Irak: Soldados de EEUU que dejan Siria no pueden quedarse

Los soldados estadounidenses que dejan Siria y se dirigen al vecino Irak no tienen permiso para quedarse en el país, dijeron el martes las fuerzas armadas iraquíes, mientras las tropas de Estados Un...

Los soldados estadounidenses que dejan Siria y se dirigen al vecino Irak no tienen permiso para quedarse en el país, dijeron el martes las fuerzas armadas iraquíes, mientras las tropas de Estados Unidos siguen retirándose del norte sirio tras la invasión turca de la región.

Esa declaración contradice al secretario estadounidense de Defensa, Mark Esper, quien la víspera dijo que bajo el plan actual, todas las tropas estadounidenses que dejan Siria irán al oeste de Irak y continuarán realizando operaciones para impedir la resurgencia del Estado Islámico en la región.

El presidente estadounidense Donald Trump ordenó la retirada de Siria luego que el mandato turco Recep Tayyip Erdogan dejó claro en una conversación telefónica que sus tropas estaban a punto de invadir Siria para sacar de la zona fronteriza a los combatientes kurdos a quienes Ankara califica de terroristas.

La retirada abandona a los aliados kurdos que han combatido contra el Estado Islámico junto con las tropas estadounidenses durante varios años. Entre 200 y 300 soldados estadounidenses permanecerán en una base en Al-Tanf, en el sur de Siria.

Enfurecidos y sintiéndose traicionados, algunos residentes de área pobladas mayormente por kurdos en Siria e Irak han lanzado objetos contra los soldados estadounidenses en retirada. El lunes, una caravana militar estadounidense que pasaba por una avenida en la ciudad de Qamishly fue bombardeada con papas.

"Como ratas, Estados Unidos huye, gritó un hombre en árabe.

Cerca de la ciudad iraquí de Irbil, un pequeño grupo de jóvenes lanzó piedras contra una caravana de vehículos militares blindados de Estados Unidos, gritando obscenidades, mostró un video en internet.

En una declaración, el gobierno regional kurdo dijo que el papel positivo desempeñado por los soldados estadounidenses en el norte de Irak, protegiendo y asistiendo a sus residentes, no debe ser confundido con una decisión política impopular que ha sido tomada, en referencia a la decisión repentina de Trump de sacar a las tropas de Siria.

El número de soldados estadounidenses en Irak ha permanecido pequeño debido a las sensibilidades políticas en la región, luego de años de lo que algunos iraquíes consideran una ocupación durante la guerra que comenzó en el 2003. Es un asunto potencialmente explosivo.