Fracasan conversaciones Egipto-Etiopía sobre el Nilo

El fracaso reciente de las conversaciones con Etiopía sobre la construcción de una enorme represa en el Nilo deja a Egipto con escasas opciones al tratar de proteger la principal fuente de agua pota...

El fracaso reciente de las conversaciones con Etiopía sobre la construcción de una enorme represa en el Nilo deja a Egipto con escasas opciones al tratar de proteger la principal fuente de agua potable de su población.

La construcción de la represa Gran Renacimiento Etíope, con un costo de 5.000 millones de dólares, está completa en un 70% y promete llevar a los 100 millones de etíopes la energía eléctrica que en este momento les falta.

Pero Egipto, con una población similar, teme que el proceso de llenar el embalse detrás de la represa se quede con una parte del agua que le corresponde, lo que tendría consecuencias catastróficas. La prensa progubernamental lo presenta como una amenaza a la seguridad que obligaría a tomar medidas militares.

En su discurso ante la ONU el mes pasado, el presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sissi dijo que jamás permitiría a Etiopía crear una situación de facto al llenar el embalse sin un acuerdo.

Si bien reconocemos del derecho de Etiopía al desarrollo, el agua del Nilo es una cuestión de vida, de la existencia de Egipto.

La presidenta etíope Sahle-Work Zewude dijo en el mismo foro que el uso del río debe ser (resuelto) de acuerdo con el derecho internacional y el uso justo y equitativo de los recursos naturales.

Desde hace años, Egipto mantiene conversaciones con Etiopía y Sudán, países río arriba que se quejan de que El Cairo se queda con la mayor parte del río, como está consagrado en tratados que se remontan a la era colonial británica.