Erdogan advierte a kurdos que abandonen la frontera siria

Hasta 1.300 combatientes sirios kurdos deben abandonar todavía la región nororiental de Siria invadida por Ankara, dijo el martes el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, horas antes de que ...

Hasta 1.300 combatientes sirios kurdos deben abandonar todavía la región nororiental de Siria invadida por Ankara, dijo el martes el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, horas antes de que termine el alto el fuego de cinco días entre los dos bandos.

Según Erdogan, unos 800 combatientes sirios kurdos se marcharon de la zona según el acuerdo que pausó los combates luego de la incursión turca, y renovó las amenazas de reanudar la ofensiva si las fuerzas kurdas no dejan la región antes de las 22:00 horas, cuando termina el plazo.

El presidente turco habló con reporteros antes de viajar a Rusia para una reunión de alto nivel con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

La retirada se produjo bajo los términos negociados con Estados Unidos para una tregua de 120 horas, que terminará el martes en la noche, para permitir la salida de los combatientes sirios kurdos de regiones tomadas por Ankara tras una ofensiva en el país vecino para expulsarlos de la frontera.

Turquía lanzó la operación sobre el norte de Siria el 9 de octubre con el objetivo de sacar a los combatientes sirios kurdos, a los que considera terroristas y una extensión de la insurgencia kurda en suelo turco.

La ofensiva se produjo apenas unos días después de que Donald Trump anunció la sorpresiva retirada de las tropas estadounidenses, lo que supuso de facto el abandono de sus aliados kurdos, con los que lucharon en la guerra contra el grupo extremista Estado Islámico. Washington allanó además el camino para una incursión de la que Turquía llevaba mucho tiempo avisando.

Ankara quiere establecer lo que llama una "zona segura que se extendería por más de 400 kms (250 miles) a lo largo de la frontera turco-siria y se adentraría unos 30 kms en suelo sirio. En ese lugar prevé reubicar a alrededor de 2 de los 3,6 millones de refugiados sirios que viven actualmente en el país.

"Si Estados Unidos no mantiene sus promesas, nuestra ofensiva continuará donde lo dejamos, con una mayor determinación, señaló Erdogan. "No hay lugar para ellos (los combatientes kurdos) en el futuro de Siria. Con la cooperación de Rusia esperamos limpiar la región del terrorismo separatista.

Erdogan y Putin se reúnen en Sochi para conversaciones que se espera estén centradas en las zonas fronterizas que están bajo el control de Damasco.

Aunque Ankara dice que el acuerdo de cese del fuego cubre específicamente unos 120 kilómetros (75 millas) entre las ciudades fronterizas sirias de Tal Abyad y Ras al-Ayn, y se adentra 30 kms en el país, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha dejado claro que quiere desplegar soldados a lo largo de toda la frontera, desde el Río Éufrates a la frontera con Irak.

El ejército turco dijo el martes que al menos 136 vehículos, con milicianos a bordo, salieron de la región. Las autoridades apuntaron que registraron un total de 41 violaciones del alto el fuego desde el inicio del pacto. Funcionarios kurdos también acusaron a Ankara de incumplir el acuerdo.

La entrada turca a suelo sirio generó críticas en todo el mundo que han enojado a Erdogan, quien acusa a sus aliados de la OTAN de no apoyar su operación.

Por su parte, la ministra de Defensa de Alemania propuso el martes el establecimiento de una zona de seguridad controlada internacionalmente en Siria.

La creación de una zona de seguridad controlada internacionalmente con la inclusión de Turquía y Rusia tendría el objetivo de desescalar la situación en el norte de Siria, dijo Annegret Kramp-Karrenbauer en declaraciones a la agencia noticiosa alemana dpa.

El parlamento alemán tendría que decidir si los soldados alemanes pueden participar en ese dispositivo, apuntó Kramp-Karrenbauer. La canciller alemana, Angela Merkel, ya conocía la propuesta, explicó la ministra a la televisora Deutsche Welle.

Medios estatales sirios reportaron el martes que las fuerzas del gobierno de Damasco entraron a nuevas zonas de la provincia nororiental de Hassakeh como parte de un acuerdo con el principal grupo sirio kurdo tras la retirada de los efectivos estadounidenses.

El presidente de Siria, Bashar Assad, visitó el martes territorios capturados por combatientes sirios apoyados por Turquía en la provincia noroccidental de Idlib, donde calificó a Erdogan de "ladrón".

Por otra parte, el ejército de Irak dijo también el martes que las tropas de Washington que salieron de Siria y se dirigen al país no tienen permiso para quedarse allí.

___

Los periodistas de The Associated Press Elena Becatoros en Estambul, Kirsten Grieshaber en Berlín y Sarah El Deeb en Beirut contribuyeron a este despacho.