Partido Liberal de Trudeau aparentemente conservará el poder

El primer ministro Justin Trudeau parecía haber ganado un segundo período en las elecciones parlamentarias de Canadá el lunes, después de que aparentemente supera el desafío del Partido Conservad...

El primer ministro Justin Trudeau parecía haber ganado un segundo período en las elecciones parlamentarias de Canadá el lunes, después de que aparentemente supera el desafío del Partido Conservador a pesar de haber sido debilitado por una serie de escándalos.

El Partido Liberal de Trudeau se proyectaba para ganar la mayor cantidad de los 338 escaños del Parlamento, dándole la mejor oportunidad de formar un nuevo gobierno. Sin embargo, la Canadian Broadcasting Corporation indicó que sería un gobierno minoritario, obligado a depender de un partido opositor para mantenerse en el poder.

Fue mucho mejor de lo que esperaba. Era concebible que el Partido Liberal perdería, dijo Robert Bothwell, profesor de historia canadiense y relaciones internacionales en la Universidad de Toronto.

Trudeau va a tener que encabezar a una bancada que no será tan agradecida como en 2015. Muchos de ellos le dirán ˜mira, ganamos, pero no gracias a ti™, agregó.

Las elecciones en Canadá se definieron en lo que fue, en esencia, una disputa entre el atractivo y carismático Trudeau y el modesto líder del Partido Conservador Andrew Scheer, quien parecía el antídoto perfecto a la fanfarria y nivel de celebridad de Trudeau.

Trudeau reafirmó el liberalismo en 2015 después de casi 10 años de gobiernos conservadores en Canadá, pero una serie de escándalos, aunados a las enormes expectativas sobre él, amenazaron sus posibilidades.

Tal vez con la sensación de que Trudeau estaba en problemas, Barack Obama otorgó un respaldo sin precedentes por parte de un exmandatario estadounidense al instar a los canadienses a reelegir a Trudeau, diciendo que el mundo necesita en este momento de su liderazgo progresista.

Trudeau, hijo del fallecido primer ministro Pierre Trudeau, un ícono del liberalismo, es uno de los pocos líderes progresistas que quedan en el mundo. Ha sido percibido como un rayo de esperanza para los liberales en la era de Trump, incluso engalanando la portada de la revista Rolling Stone con el encabezado ¿Por qué no podemos tenerlo de presidente a él?