Encuentran segundo buque de la Batalla de Midway

Una tripulación de historiadores y exploradores de aguas profundas dedicados a la búsqueda de buques de la Segunda Guerra Mundial encontraron un segundo portaaviones japonés hundido durante la hist...

Una tripulación de historiadores y exploradores de aguas profundas dedicados a la búsqueda de buques de la Segunda Guerra Mundial encontraron un segundo portaaviones japonés hundido durante la histórica Batalla de Midway.

Una revisión de datos del sonar captados el domingo muestra lo que podría ser el portaaviones japonés Akagi o el Soryu, a unos 5.490 metros (18.000 pies) de profundidad en el Océano Pacífico, a más de 2.090 kilómetros (1.300 millas) al noroeste de Pearl Harbor, señaló el director de operaciones submarinas de Vulcan Inc., Rob Kraft.

Para la localización del barco, los investigadores utilizaron un vehículo submarino autónomo (AUV, por sus iniciales en inglés) equipado con sonar. El dispositivo pasó toda la noche bajo el agua recabando datos, y la imagen de un buque de guerra apareció en el primer conjunto de lecturas del domingo en la mañana.

Para confirmar la identidad del barco, el equipo desplegará el AUV para una nueva misión de ocho horas, durante la cual captará imágenes de sonar de alta resolución del lugar que les permitirán a los investigadores medir la nave y confirmar cuál es. Las lecturas iniciales fueron con capturas de un sonar de menor resolución.

El hallazgo ocurrió una semana después del descubrimiento de otro portaaviones japonés, el Kaga.

Leímos sobre las batallas, sabemos lo que sucedió. Pero cuando ves estos naufragios en el lecho marino y todo eso, te das un poco una idea del verdadero precio de la guerra, declaró Frank Thomspon, historiador del Naval History and Heritage Command en Washington D.C., quien se encuentra a bordo del Petrel. Ves el daño que sufrieron estas cosas, y es una lección de humildad ver los videos de estos buques, porque son tumbas de guerra.

Las imágenes de sonar del Kaga revelan que la proa del portaaviones impactó el lecho marino a alta velocidad, esparciendo escombros y creando un cráter similar al de una explosión. La parte frontal del buque se encuentra enterrada en fango y sedimentos después de hundirse en picada a unos 4,8 kilómetros (3 millas) de profundidad.

Las bombas estadounidenses que impactaron el Kaga causaron un enorme incendio que lo dejó carbonizado, pero el barco está prácticamente completo. Sus cañones, algunos de ellos intactos, aún se asoman por los costados.

Hasta ahora, sólo uno de los siete barcos hundidos durante la batalla en el mar y en el aire de junio de 1942 ”cinco japoneses y dos estadounidenses” habían sido localizados.