Kurdos y turcos se acusan de continuar combates en Siria

Las fuerzas kurdas sirias y Turquía intercambiaron el sábado acusaciones por la continuidad de los combates que amenazan el alto el fuego negociado por Estados Unidos para el noreste de Siria. Los k...

Las fuerzas kurdas sirias y Turquía intercambiaron el sábado acusaciones por la continuidad de los combates que amenazan el alto el fuego negociado por Estados Unidos para el noreste de Siria. Los kurdos pidieron además al vicepresidente estadounidense, Mike Pence, que haga cumplir el acuerdo.

Las Fuerzas Democráticas Sirias denunciaron que Turquía violó la tregua al negarse a levantar el asedio sobre Ras al-Ayn, una ciudad fronteriza clave. A 30 horas del inicio del cese el fuego, seguía habiendo enfrentamientos dentro de la localidad y el personal médico no podía acceder para ayudar a los heridos, agregó el comunicado.

Combatientes sirios respaldados por Turquía rodearon Ras al-Ayn justo antes del inicio de la tregua, en un intento por aplastar a la resistencia kurda en la ciudad. Durante buena parte del viernes, se reportaron combates tanto dentro como en aldeas cercanas, que fueron atacadas por las fuerzas apoyadas por Ankara.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea la guerra siria, dijo el sábado que fuerzas sirias respaldadas por Ankara impiden la entrada de un convoy médico en Ras al-Ayn desde el viernes. El equipo médico llegó a las inmediaciones de la ciudad pero facciones respaldadas por Turquía cerraron la carretera por la que circulaba dejándolos varados a las afueras, agregó.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Turquía señaló el sábado que estaba cumpliendo íntegramente con el pacto y acusó a los combatientes sirios liderados por los kurdos de realizar 14 "ataques y hostigamientos en las últimas 36 horas, la mayoría en la ciudad fronteriza. Según las autoridades turcas, los sirios kurdos emplearon mortero, proyectiles y armamento pesado antiaéreo y antitanques.

El ministerio agregó que estaba en "coordinación instantánea" con Washington para garantizar que se mantiene la calma, salvo en casos de autodefensa.

El acuerdo de alto el fuego, que se forjó en negociaciones entre el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y Pence, materializa casi por completo los objetivos expuestos por Ankara en el inicio de su ofensiva, al exigir la salida de los combatientes kurdos del territorio fronterizo sirio.